jueves, 26 de marzo de 2015

MUJERES POETAS DE LA GENERACIÓN BEAT


Beat attitude
Antología de mujeres poetas de la generación Beat
Edición Bilingüe
Traducción, selección y prólogo de Annalisa Marí Pegrum
Bartleby Editores, Madrid, 2015
 
 INCONFORMISTAS
  
   Pese a la guerra fría, en los años cincuenta el clima de posguerra norteamericano crea un ambiente social nuevo. La prosperidad económica emanada del consumo interior y de los préstamos para la reconstrucción industrial fomenta el conformismo del hombre gris y un sostenido ahondamiento en los valores tradicionales y religiosos. En este sedentarismo ideológico emerge la Generación Beat. Es un movimiento cultural reducido y contestatario, proclive al ruido, la protesta y la exaltación del individualismo que en las aulas universitarias crea un estado de inquietud frente a un espacio intelectual anquilosado. Allí va germinando lentamente un mensaje reivindicativo y pacifista que encontrará su máxima expansión en la segunda mitad de los años sesenta, cuando  las calles rebosan con manifestaciones contra la guerra de Vietnam. En este tiempo se popularizan numerosos términos jergales para definir una conciencia extrema y consignas airadas. Una de ellas es “Woman now” (mujeres ahora) que reclamaba peso e influencia para la mujer. En casi todas las facetas de la cultura la presencia femenina era difusa. Sucede igual en el movimiento beat; en los estudios elaborados por coetáneos solo integra voces masculinas en torno al ideario abierto por la novela de Jack Kerouac En el camino. Como se sabe, el libro narra en clave autobiográfica un largo peregrinaje por distintos enclaves del país que propicia una intensa aventura ética. Aquel trayecto continuo, nimbado de misterio y atracción,  se convierte en arquetipo. Lo mismo pasa con Aullido, editado en 1956, un poemario de Allen Ginsberg, donde fluyen narratividad, exceso y lirismo, que le costará un juicio por obscenidad. Ambas obras serán los dos hitos referenciales de la generación beat, nombre que ya comienza a perfilar contornos de grupo desde 1955.  
   La muestra escogida por Annalisa Marí Pegrum integra un universo de escritoras que soportó un mapa cerrado, solo propicio a concebir roles de la identidad femenina en tareas dependientes y secundarias, siempre amarradas al existir preponderante del yo masculino. Esta situación de hermetismo social propició el desajuste biográfico, el abandono escapista y la censura de la marginación y el olvido. Solo unas pocas voces creyeron en sus posibilidades y continuaron senda sobre las arenas movedizas del conformismo, dispuestas a agitar con la frágil vara de sus versos la superficie de la lírica beat. Aquí están representadas Elise Cowen, Joanne Kyger, Lenore Kandel, Diane di Prima, Dense Levertov, ruth weis, Janine Pommy Vega, Hettie Jones, Anne Walkman y Mary Norbert Körte. Ellas confirman un legado de textos profundamente hermanado con el canon clásico beat en temas, vivencias y recursos literarios. La filiación intelectual es innegable y elude cualquier gregarismo monótono.
  El rescate de este femenino plural inconformista amplía los límites creadores que se expanden desde el famoso cuarteto central: Jack Kerouac, Allen Ginsberg, W. S. Burroughs y Neal Cassady, egos singulares que han alentado una visión restrictiva y unidireccional en los estudios críticos. Beat Attitude da protagonismo a escritoras pioneras que alentaron una cultura alternativa en un medio hostil; su inspiración creadora fue un esforzado contrapunto que ahora merece un encuadre justo, un primer plano.

                                                                                 

2 comentarios:

  1. Mi reconocimiento a tu trabajo, reseña, tras reseña. Gracias por tanta información. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La lectura forma parte esencial de mi actividad diaria. No es mucho mérito, sino una manera de estar solo. Y tengo la inmensa fortuna de que mi biblioteca se enriquece cada día con títulos y novedades. Ello me causa en ocasiones no poca desazón por no poder reseñar todo lo que me llega o por tener que callar la mala calidad d algunos libros. No me gustan las malas reseñas, prefiero el silencio. Y también hay libros que exigen un primer plano como esta antología que debe estar e cualquier biblioteca. Abrazos entrañables. No sabes cuánto valoro tu amistad.

    ResponderEliminar