domingo, 10 de enero de 2016

PÁJAROS

Hojas de acuarela


PÁJAROS


   La higuera tenía un tronco esbelto y salomónico. En su tramo superior se bifurcaba con equilibrada simetría. De sus frutos emanaba un olor inconfundible que atraía bandadas de misteriosos pájaros. Alas de color que solo aparecían en verano. Anidaban en las ramas altas y allí sufrían una misteriosa mutación. Las plumas adquirían tonos de acuarelas y se transformaban en sedentarias hojas.
  Con el relente de octubre, las alas volvían a vestirse de plumas. Concluido el proceso, los pájaros emprendían vuelo. Entonces el tronco de la higuera engordaba y retoñecía su follaje.   

(Microrrelato del cuaderno Diez insomnios)



10 comentarios:

  1. Amigo, me sorprendes siempre en tus micros. Y después me dices que no se te dan bien. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola poeta, en los microrrelatos tengo solo una ventaja: tú los lees con la mirada diáfana de la amistad. No quiero que parezca humildad fingida, solo es una certeza: me cuesta mucho adentrarme en el género, del mismo modo que me resulta más fácil situarme en la posíción del lector para hacer reseñas, o me llena de felicidad terminar un poema. Cada escritor tiene sus claves creativas. Y estas son las mías. Gracias por tu mirada, Paco, es siempre un placer hablar contigo.

      Eliminar
  2. Qué bonito un árbol con hojas - pájaro...
    Me ha gustado mucho José Luis.
    Feliz domingo!
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz domingo, hoy de verdad, Sandra; sobre las ventanas de la buhardilla las gotas de lluvia componen una pieza de jazz, así que escucho música transparente.
      Me alegra ver cómo vas acumulando hermosos haikus para formar un buen libro. Es una alegría percibir ese provechoso taller literario. A ver si hay suerte y podemos vernos algún día en Madrid o en Oviedo, que tenemos muchas cosas que hablar, con un café cerquita y un puñado de libros por compartir.

      Eliminar
  3. Bonita foto, bonito relato. POesía ornitobotánica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, sabes que compartimos la pasión por la naturaleza y su carácter mágico. Un gran abrazo.

      Eliminar
  4. Una vez escuché que quien se quedaba dormido debajo de una higuera tenía extraños sueños ¿serían esos pájaros convirtiéndose en hojas o las hojas en pájaros los culpables? Mágico. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría encontrarte de nuevo en estos puentes, María José; ojalá el nuevo año nos deje entre sus manos un espacio para compartir agenda literaria y amistad. Un gran abrazo y seguimos.

      Eliminar
  5. Es extraño este relato José Luis, extraño y sorprendente, casi mágico. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad necesita que de vez en cuando se amplíen sus umbrales. La imaginación es siempre un incordio para la rutina. Gracias por tu lectura, Carmela, y un gran abrazo.

      Eliminar