viernes, 1 de enero de 2016

EL TIEMPO EN BLANCO Y NEGRO

Parque de Covibar
Rivas-Vaciamadrid (Madrid, 2015)
Fotografía de Adela Sánchez Santana


EL TIEMPO EN BLANCO Y NEGRO
(Aforismos de 2015)


Cada náufrago reclama para sí la madera raída.


En los espejos la imagen desvaída del futuro, sin alzar los ojos ni una sola vez


Perseverar apostado frente a la fijeza del paisaje, con la tenacidad zancuda de las grúas.


Ante las rocas  los argumentos piden cara o cruz: escalar o pasar de largo.


Luz dormida en la mansedumbre del estanque y los ojos infantiles que  nada saben de la refracción.


Acaso, esto y aquello. Marejadas, borrascas, nubes y claros. Meteorología de poeta.


No están cerca o lejos. No están.


La escritura y yo,  restaurante discreto en el que solo hay sitio para dos comensales.


Alguien escribe. Soy parte de la trama. Un personaje episódico.


Que el desconcierto no sea obstáculo interpuesto; camina junto a él.


                                                       
                                                          (Del libro Motivos personales)





12 comentarios:

  1. Feliz año, feliz poesía, feliz literatura. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo, José Manuel, fue un placer comprobar una vez más que no estamos tan lejos en nuestras miradas sobre lo diario. Ojalá Daniel se ilusione con esas revistas que han estado en mi biblioteca tantos años y un día sea ese profesor humanista que transmite valores y verdad. Un fuerte abrazo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Sísifo se va haciendo mayor pero no puede prescindir del pedrusco. ¿Será toda su vida lo mismo, aunque se revista de rostros, colores y paisajes? Mientras pueda alternarlos va -vamos- bien. Salud siempre, hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, existir es mover ese pedrusco hacia una estación indefinida. No hay otra opción salvo hacer de ese gesto una forma de vida y aceptar que forma parte de nuestra identidad. Feliz año nuevo.

      Eliminar
  4. «Alguien escribe. Soy parte de la trama. Un personaje episódico.» Excepcional.

    ResponderEliminar
  5. Los afectos son parte esencial del elogio. Y así se aceptan con la alegría de saber que la literatura tiene un doble escritor: quien anota renglones en el folio y quien los da sentido en la lectura. Muchas gracias por seguir cerca y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  6. El aforismo que más me ha llamado la atención es:
    «Luz dormida en la mansedumbre del estanque y los ojos infantiles que nada saben de la refracción.»
    ¡Muy profundo!
    Me parece una instantánea en la que los ojos puros de un niño miran al estanque queriendo saber qué hay en el fondo y lo que ve es el reflejo de la vida, una ilusión, no la verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena lectura, Jaco; no voy a añadir ni una coma a tu inteligencia. Solo el deseo de que tengas en tu ventana un año lleno de afectos y libros. Un abrazo de vuelta

      Eliminar
  7. Gracias por tus palabras, pero esto no es cosa de una persona solo. La buena poesía genera más poesía y los buenos aforismos hacen pensar y ver el mundo de otra manera, como me ha pasado a mí con el tuyo. Una cadena... que espero nunca acabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en el impulso de búsqueda que genera un buen aforismo: Vivimos tiempos de prisas y palabras escuetas y el aforismo propende a los esencial. Poda bifurcaciones para mirar de cerca una realidad que hace de la lógica un hecho insólito. Gracias por tu lucidez. Siempre ilumina las entradas. Lo agradezco de veras.

      Eliminar
  8. Siempre es un placer volver a la lectura de tus Motivos Personales. "Perseverar apostado frente a la fijeza del paisaje, con la tenacidad zancuda de las grúas" siempre, perseverar. Abrazos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay lectores que nutren un libro, lo alimentan y lo cuidan para que su voz no se apague en el tiempo. Y eso es lo que sucede a mi escritura en tu casa, querida Carmela, siempre encuentra complicidad, afecto y esperanza. Gracias, poeta, una felicidad tenerte cerquita.

      Eliminar