domingo, 13 de noviembre de 2016

EL SUEÑO DE LA SECUOYA

Secuoyas
GrowLandia.com

El  SUEÑO DE LA SECUOYA

Para Ana y Matías, que abrazaron secuoyas
  

Ya despierto, espera unos minutos para abrir los ojos. Esta noche en la minuciosa paciencia de su sueño ha crecido en el jardín una secuoya. Se despereza de inmediato y sale alborozado a la terraza donde parpadea con sorpresa emotiva. La enorme arquitectura vegetal está allí y su sombra recubre casi a toda la casa. Da un par de vueltas al imponente tronco, contempla la corteza… Poco después escucha  el ruido de un pensamiento práctico: tal vez sea mejor que la próxima noche sueñe con arbustos.

Cuentos diminutos
Cuadernos de Humo, Nueve
Nueva York, 2015
                  

6 comentarios:

  1. Un cuento diminuto pero con un "personaje" muy grande y un pensamiento muy acertado. Espero que todo siga bien en esta época tan dada a la escritura, el regocijo y la calidez de la casa. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué grata sorpresa, querido Paco, ya sabes mi predilección por el microrrelato y ese empeño de pasar mis días entre libros. Sigo en casa con la amistad de siempre y con la felicidad de contar con amigos como tú. Abrazos grandes.

      Eliminar
  2. Ojalá que apareciese en mi jardín una así.
    Bonito cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que esta noche tu sueño la siembra, querida poeta. Un fuerte abrazo para ti y otro para Jesús. Siempre estáis cerquita.

      Eliminar
  3. Me sonrío y pienso que quizás sean más cómodos los arbustos, pero una secuoya puede dar mucho juego en un sueño y en la realidad.
    Un cuento precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que mi jardín prefiere las secuoyas, Tracy, un árbol que me enseñó a amar mi hija Ana, quien se fotografió con la solidez de sus troncos. En los sueños la flora es variada y prolija, así que los jardines con arbustos quedan casi gregarios. Un abrazo.

      Eliminar