martes, 15 de noviembre de 2016

ÁNGELES MORA. PREMIO NACIONAL DE POESÍA 2016

Ángeles Mora (Rute, Córdoba)

CARTA ABIERTA


  El tiempo aprende a hablar por nosotros, querida Ángeles, y adquiere su propia personalidad literaria, como si fuese un contertulio más con el que compartir a media tarde los posos del recuerdo. La memoria insiste en abrir páginas comunes; nos conocimos en Lucena, a finales del año 2000, gracias al afecto municipal y poético de Manuel Lara Cantizani. El joven poeta lucentino nos invitó a formar parte de la colección Cuatro Estaciones. Fue un proyecto editorial irrepetible, empeñado en editar libros con una calidad visual ejemplar Una antología poética de tus versos, que salía junto a mi libro de entrevistas Palabras adentro, me preguntó: ¿Las mujeres son mágicas?; y yo, que soy torpe por convicción y por naturaleza no supe responder. Aquel primer encuentro fue umbral hospitalario de otras citas y preservó un espacio común en los calendarios del afecto. Puntuales, los años fueron dejando entre mis manos tus nuevos libros con cálidas respuestas, versos que me aportaron intimismo y reflexión sobre el sentido del poema y esa verdad interior en la que encuentra techo nuestra identidad, siempre en construcción. Con la tinta solemne de los grandes eventos, llega la noticia de que te han concedido el Premio Nacional de Poesía por Ficciones para una autobiografía, también reconocido con el Premio de la Crítica; y es fácil aposentar la alegría en mi buhardilla.
  Sé que son días contradictorios para ti –se ha escrito con perseverante quietud, el amor y la muerte siempre entrelazan en su azaroso discurrir una única pulsión- porque el dolor acampa en tus andenes y te ha dejado el alma llena de lluvia; pero sé también que las palabras limpias del poema funcionan como fuerza de transformación para que en el amanecer sea claridad emotiva y armonía. Hoy te percibo libre de cualquier incertidumbre, mientras la mañana te dibuja “… en el salón, abierta la ventana, / respirando cierta tristeza, / como quien gana y pierde al mismo tiempo, / viendo brillar la tarde, al paso de los años, / antes de que el verano nos aplaste, / suavemente estirando las arrugas / del corazón / planchando las camisas del invierno*
  Muchas felicidades, poeta, por un premio tan grande. Ahora sé, con esperanza y convencimiento, que las mujeres son mágicas.
  
PD.- Los versos pertenecen al poema “Planchando las camisas del invierno” de Ficciones para una autobiografía (Bartleby Editores, Madrid, 2015)


2 comentarios:

  1. Felicidades a mi paisana. No conozco nada de ella, buscaré y leeré algo para conocerla.
    Por cierto cuando vengas por estas tierras, házmelo saber ¿vale?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está hecho, Tracy, te llevaré libros y afectos, no faltaba más; pocos seguidores del blog mantienen ese entusiasmo generoso que anima tus comentarios. Para iniciar la lectura de Ángeles Mora busca su último libro, el premiado con el nacional de Poesía; es una reflexión muy personal sobre la propia identidad. Abrazos cordiales y feliz día

      Eliminar