viernes, 9 de diciembre de 2016

RECUERDO DE MI PADRE

Pasos entre la niebla

RECUERDO DE MI PADRE


Mi padre ponderaba la eficacia
como un tesoro extraño y valiosísimo,
escondido en el vientre de la tierra.
Solia levantarse muy temprano,
con el tictac grabado en la memoria
y dilataba, oscuro, una jornada
que concluía laso y taciturno.
Era su empeño inmune al frío o la canícula.
Por él estuve interno tantos años
con la sola misión de hacerme un hombre.
(Entendamos: un hombre de provecho,
un atinado buscador de logros )
Mas el esfuerzo no valió la pena.
Ël no tiene conciencia del fracaso.
Descubrió en la derrota
una patria feliz, compensatoria.

    (De Mapa de ruta, Granada, 2010)



11 comentarios:

  1. Creo que te hubieras hecho un hombre , de igual manera, sin estar privado de libertad.
    Por otra arte, al final te has hecho un hombre de éxito, y lo más importante, un hombre que hace lo que le gusta, ( eso es lo más parecido a la felicidad).
    Los padres, las madres hacen lo mejor que creen que deben hacer. Los hijos hacen lo que la vida les deja hacer. Hacerse una persona solo es aprender a andar, a caerse y a levantarse.
    Un saludo y feliz viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En parte tu padre me recuerda al mío. Castellano viejo y noble, espoleado por el rigor de la tierra y de los hombres. Activo en sus costumbres, de madrugón diario, de labor multiplicada. Su esfuerzo por sacar adelante a toda su familia anterior y a la que luego él generó fue loable. Combatiendo a la fuerza en una guerra cruenta jamás habló mal de lo que los profesionales llaman "el enemigo". Tal vez porque allí él no veía tal ente abstracto sino simplemente hermanos. Él no procuró sobre mí del mismo modo que el tuyo pero su rigor se hizo notar, si bien también fracasó en parte. La vida le compensó regalándole casi un centenar de años. A los padres se les añora sobre todo cuando ya no están. Es un misterio. Gracias por la entrada, José Luis.

      Eliminar
    2. Hoy lo de las respuestas no acaba de funcionar bien, así que respondo en este comentario a Lu y a Fakel. Voy con Lu:
      Debo a mi padre todo lo que soy, él percibió que mi futuro estaba entre los libros y buscó sitio en el internado, lejos de casa. Fueron días de frío que poco a poco se fueron haciendo mediodía. Mi gratitud es enorme.
      Querido Fakel, es verdad que nuestros padres forman parte de un sustrato humano irrepetible. Ellos habitaron la tierra y el páramo -suena grandilocuente, pero es solo testimonio diáfano- y buscaron en lo mínimo la razón para darnos todo lo demás. estarán siempre. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. Tengo la impresión de haberte hecho sentir incómodo con mi comentario, no era mi intención ofenderte. Si es así, te pido disculpas.Tal vez me expresé mal.
      Un saludo.

      Eliminar
    4. Querida Lu, tu impresión es errónea. Muy de acuerdo con tus palabras y feliz con tu amistad. Besos.

      Eliminar
  2. Esa generación hablaba poco. Mi padre estuvo en la guerra civil, en el bando republicano, y nunca contaba nada de eso. Si se le preguntaba, contestaba con evasivas. No era miedo, siguió haciéndolo en plena democracia. Era la dureza de una vida y un pasado que no quería recordar (recordar es revivir). En esa difícil aridez, "sacar adelante" (así se decía) a la familia era ya un esfuerzo que apenas dejaba energía para nada más. Murió el día que cumplió 83 (luego he sabido que mucha gente muere el día de su cumlleaños, ¿por qué será?).

    SANDRA SUÁREZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir en ese tiempo fue difícil, eran días de carencias que moldearon una voluntad fuerte y un espíritu generoso. Fue gente admirable. Abrazos.

      Eliminar
  3. No hace falta que te cuente. Tú ya sabes. Gracias por la entrada, en verdad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu continua amistad y por dedicar ese tiempo de afecto a mi escritura. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un sentido homenaje objetivo a los padres. estará orgulloso de él, tanto si vive, como si no.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Eso es verdad, querida amiga, la humildad de su tarea y su capacidad de entrega es admirable. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar