domingo, 11 de diciembre de 2016

WISLAWA SZYMBORSKA. SENCILLEZ

Wislawa Szymborska (1923-2012)


WISLAWA SZYMBORSKA. DESDE AQUÍ.

   En la gelidez de la mañana en la sierra abulense - Gredos en la ventana es niebla y acuarela de nieve- recupero la voz de Wislawa Szymborska, Los versos prometen una manta de lana y un te con limón. Vuelvo a su último libro, Aquí, un poemario traducido por Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia Soriano, en 2009, incluido en el imprescindible catálogo de poesía contemporánea de la editorial Bartleby.
   El preciso enunciado, Aquí, sugiere inmediatez y refugio próximo; son cualidades que la poeta polaca, ganadora del Premio Nobel en 1996, hace suyas desde la amanecida de su quehacer literario, porque todos los textos de Wislawa Szymborska se formulan en un tono intimista, como quien comparte una contingencia o un pormenor vivencial, como quien define pensamientos al alcance de cualquier usuario, sin el clasicismo elitista de la reflexión filosófica y sin la formulación calculada del lenguaje científico.
   El devenir concede los instrumentos necesarios para entender lo que nos rodea, ya sea un asunto doméstico o las características generales de nuestro planeta: “La vida en la tierra sale bastante barata. / Por los sueños, por ejemplo, no se paga ni un céntimo. / Por las ilusiones, sólo cuando se pierden. / Por poseer un cuerpo, se paga con el cuerpo. “
   El sistema de ideas parece haber sido dictado para vivir sin pretensiones, como si el mensaje directo, nítido y certero sortease cualquier circunloquio y eligiera siempre la línea recta. Tan escueto aderezo nos convence de inmediato de su pertinencia y además nos asegura que lo genial pertenece a otra voz y que quien nos habla tiene las mismas limitaciones que tenemos nosotros y el mismo riesgo de que una buena razón se vaya diluyendo sin remedio por nuestra pereza.
   Los poemas de Wislawa Szymborska dejan sitio a recursos expresivos como la personificación o el desdoblamiento de la identidad; nada es ajeno. Despierta, por ejemplo, una complicidad inmediata su incursión en el microcosmos, ese mundo invisible que pudiera tener su peculiar sociedad organizativa y que en su mínima existencia es capaz de condicionar múltiples latidos de seres superiores. Los misterios de lo cotidiano son tratados desde el coloquialismo y la sencillez; solo así se plasma en sus líneas un pensamiento firme, una huella en el frío, un fuerte abrazo.






6 comentarios:

  1. Escribía con relatividad incluso de las cosas más serias. Desdramatizó, por ejemplo, la muerte, tomándola como una fase más, como otro trámite -algo engorroso- de la propia vida. Fue la primera vez que la concesión de un premio Nobel tuvo, en lo que a mí respecta, utilidad, pues me permitió conocer a esta poeta y descubrir sus libros. Con todo, siempre que leo un poema suyo tengo la impresión de que, al traducirlo, hay matices y barnices importantes que se pierden. Y no es poco, pues el aliento poético de WS reside en buena parte en esos detalles. Si una tuviera tiempo, se plantearía seriamente estudiar polaco para leerla en V.O. (Unamuno aprendió danés para leer a Kierkegaard.) Ojalá la vida me deje alguna vez tiempo para ello.

    SANDRA SUÁREZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las voces esenciales del siglo XX; no solo por el premio Nobel -que esta vez sí acertó, sino por su búsqueda de significado en lo más simple, en ese temario ingrávido que nos deja la vida al paso. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Como poeta es una de las voces más sólidas del siglo XX, cuesta descubrir esa condición porque sus poemas están vestidos con ropa humilde y sus temas parecen naderías. Pero pertenece a esa senda que abre camino a otros. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. La descubrí, bueno, me la descubrieron, hace unos años, y forma parte de mis lecturas habituales. Puede parecer pedante, pero es así, no leía habitualmente poesía hasta que la leí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como otros poetas, tiene esa empatía que convierte su voz en un sonido familiar y cercano, así que mis deseos de que sigas disfrutando de ese diálogo en voz baja.
      Qué buenas tus imágenes, no sé si el blanco y negro es más solemne o es más atinado el color, pero consigues estampas de primera magnitud. Un abrazo y enhorabuena.

      Eliminar