viernes, 30 de diciembre de 2016

RESPUESTAS AL CUESTIONARIO CHAMFORT

San Agustín (Florida USA)

CUESTIONARIO  CHAMFORT


¿Recuerda cuándo empezó a escribir a aforismos de una forma
consciente, es decir, comprometido con el género en cuanto autor?

  No recuerdo una fecha exacta, pero los primeros aforismos de mi libro Mejores días (Mérida, 2009) nacieron hacia 2005, ya como textos autónomos para integrarse en un libro futuro. Antes  escuché con frecuencia que muchos de mis poemas tienen un cierre aforístico; así que no fue una decisión brusca en mi escritura.

¿Cuál es su método de creación y composición de aforismos? ¿Los
corrige de forma concienzuda, o prefiere respetar la primera
intuición?

  No existen fórmulas fijas. Por lo general suelen presentarse con un detonante concreto: una vivencia, una lectura, un asunto laboral… Así alcanzan una primera redacción que después modifico varias veces. La intuición  es una brújula perezosa y poco fiable.

 ¿Cuáles son sus aforistas de cabecera?

Mis estaciones de vuelta son dos, Friedrich Nietzsche y Elias Canetti.  Pero no monopolizan mi mesilla, dejan sitio a los moralistas franceses o a clásicos y coetáneos que me dejaron el alborozo intacto de un descubrimiento.

 Dígame su aforismo favorito, aquel que envidia no haber escrito usted.

Los gustos cambian con el discurrir temporal y la estructura del género no invita a la memorización, como un poema rimado; más bien a la reflexión. Los estados de ánimo también regulan las preferencias. El que hoy prefiero no es el de ayer y mañana será sustituido por otra lectura. Este de Ramón J. Sender se escucha muy bien: “El error de haber nacido se corrige siempre”.

 ¿Recuerda el mejor aforismo sobre el aforismo que haya leído?

En la edición que Renacimiento hizo de los aforismos de F. Nietzsche existe un índice temático, y sería fácil elegir una respuesta. Sin embargo la cualidad esencial del aforismo es su diversidad. No me gustan los aforismos que se miran su propio ombligo. Así que callo cualquier aforismo narcisista.  

 ¿Qué lugar ocupa el aforismo en su actividad creadora, respecto a
otros géneros?

Desde que abrí el blog “Puentes de papel”, el 30 de diciembre de 2011, la práctica aforística ha ganado musculación y presencia. Su filosofía concisa y su ajuste léxico  muestra grandes afinidades con el tiempo binario de internet. Además es un género sedentario en mi trabajo que comparte espacio con la crítica y la poesía en buenas relaciones de vecindad.

 ¿Cree que se está produciendo en España cierta burbuja aforística?

   No. Aquí no sirve la especulación. Los falsos materiales no pueden disimularse; por tanto los espejismos apenas salen a la superficie. En las últimas décadas, se han constituido nuevas colecciones que invitan al lector a sumarse al género. Y también hay una mayor solicitud de frutos aforísticos por parte de los editores. Así que parece que hay una cosecha cualitativa.

¿Qué influencia cree que pueden haber ocasionado ciertos fenómenos
sociales (como la publicidad o las redes sociales) en el actual boom
del aforismo?

Ya he comentado en una respuesta anterior que vivimos tiempos de celeridad comunicativa y el aforismo se ajusta bien a este trayecto en ruta. Un cantar de gesta en el blog es ilegible; un haiku o un aforismo invitan a una degustación al paso. Son aperitivos creadores que no sacian el hambre de buena literatura pero diluyen sus efectos.

 ¿Qué virtud y qué peligro puede tener el aforismo respecto a otros
géneros literarios?

Consignaría como virtudes la precisión, el fondo argumental incansable, la facilidad de lectura y el afán comunicativo. Los peligros también son explícitos: el tono solemne de púlpito y dogma, la obviedad, el razonamiento sin matices…

 Para terminar, obséquieme con un aforismo inédito, nunca antes
publicado en ningún otro sitio.

Debo ser generoso con su paciencia. Dejo dos:

“Antes del alud, elogiaba la belleza impasible de aquella roca”

“Cuando el lunes se despista deja en los espejos una sonrisa dominical”

                                                          
                                             Cuestionario Chamfort de José Luis Trullo 
para la revista digital EL AFORISTA 
www.elaforista.com

                                               

7 comentarios:

  1. Dejo aquí mi gratitud a José Luis Trullo por su continua defensa del aforismo. Su tenaz esfuerzo queda palpable en la antología "Aforistas españoles vivos", que integra el trabajo de nueve practicantes habituales, en la colección "Libros al Albur, y en la creación de la revista digital EL AFORISTA, en la que se asoma la emergente cosecha de este género breve en nuestro ahora. Lo dicho, un abrazo entrañable a José Luis Trullo por su reseñable labor.

    ResponderEliminar
  2. Doy fe de tus estupendos aforismos José Luis, difícil genero dentro de la literatura. Muy interesante el cuestionario. Un abrazo con mis mejores deseos para el año que entra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me sabe tu regreso, Carmela; es hermoso caminar en compañía en este puente digital que solo se sostiene con el afecto de gente como tú. Que pases un buen fin de año. Que sigamos mañana, Carmela, con el paso necesario y revovado de la amistad.

      Eliminar
  3. Lúcidas tus respuestas al cuestionario. Los aforismos magníficos. Feliz 2017. Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida poeta, siempre una alegría tu estar aquí; es un cuestionario muy bien planteado y ya sabes mi inclinación hacia el género. Que pases una feliz nochevieja y que el nuevo año llene tus cuadernos de excelente literatura.

      Eliminar
  4. José Luis, Feliz entrada en el año 2017. Te deseo que sigas escribiendo tus cuidados e interesantes poemas, aforismos que tanto admiro y por supuesto, los haikus que nos dejas por aquí y que tanto degustamos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, te deseo un año entrante lleno de felicidad y poesía. Sabes muy bien -son muchos años de amistad- que la literatura es mi vida y que sin ella mi existencia sería mucho más oscura. Así que un placer compartir contigo afanes literarios y afectos renacidos.

      Eliminar