miércoles, 26 de abril de 2017

CARTOGRAFÍA DE MADUREZ

Antes de seguir
Fotografía de
Esperanza Hernández
(Madrid, 2014)


CARTOGRAFÍA DE LA MADUREZ


                                       Envejecí de golpe y cayeron las piedras

                                                                OSWALDO FLORES

Sobre la piel
espejismos, suturas.
Envejecí.



15 comentarios:

  1. La poeta y editora Rosario Troncoso, en el prólogo que sirve de apertura a mi antología "Pulsaciones (Takara, 2017) comenta que uno de los hilos centrales de mi escritura es el discurrir, el árido avance de lo temporal. Su reflexión acierta de pleno: estar condiciona cualquier cartografía de la escritura: somos tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Apenas un soplo.
    Enhorabuena por PULSACIONES, poeta.
    Éxitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena a ti, querida amiga, por esos poemas vertidos al griego; es una lengua que está en el tronco de nuestra cultura y que los planes de estudios del analfabetismo administrativo han arrinconado tanto que apenas es visible... Un abrazo de compañía y ánimo fuerte para dejarnos tus poemas sobre la mesa de lo necesario. Que tengas un buen día.

      Eliminar
    2. Gracias poeta. Una alegría que el Istituto Cervantes me ha dado de manos de María José Martínez.
      En la mesa de lo necesario tu amistad.
      Abrazo de vuelta

      Eliminar
    3. A mí también me parece una alegría esa conexión poeta. ya sabes que la poesía suele tener caminos semiclandestinos; por eso es hermoso verla recorrer distancias, poner sitio en el Mar de Ulises. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias, María, sabes bien como poeta que las palabras detestan la estridencia, que es mejor decir en el tono afectivo de la conversación. Un gran abrazo y suerte en tu recorrido literario.

      Eliminar
  4. No podría estar más de acuerdo, con el haiku y con la opinión de Rosario y tu posterior aserto: somos tiempo. Y no queda otra que asumirlo y "aprovechar el día". Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu poesía está impregnada de temporalidad, querido Antonio, sabes mejor que yo que hacemos senda a través de un discurrir aleatorio que va sumando en cada paso ilusiones y sueños, incertidumbre e inquietud. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. En nuestra nave caen por la borda los días, no la memoria. Celebremos los años y la madurez. Un cálido abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, María José, un abrazo en este nuevo tiempo donde la experiencia invita cada día a unir presente y memoria. Gracias por estar.

      Eliminar
  6. ¡¡¡Qué maravilla!!!
    no me canso de leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tracy, en el historial del blog, tus pasos son la carta más firme del ánimo abierto para cada texto, así que soy feliz si el breve haiku te deja unas gotas de alegría... Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Llevamos el tiempo a nuestra espalda, pero tú, querido José Luis, lo haces bellísimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aceptar el tiempo es hacer caso a aquella maravillosa idea de Kavafis: no hay meta, solo camino; así que en ese andar la pérdida y la erosión son elementos habituales, como son costumbre también los sentimientos claros, los aciertos cercanos de gente como tú. Un abrazo.

      Eliminar