miércoles, 5 de abril de 2017

LA CRÍTICA VALORATIVA

Regreso al pupitre

LA CRÍTICA VALORATIVA

La moral del escritor no está en sus temas
 ni en sus propósitos
sino en su conducta frente al lenguaje

OCTAVIO PAZ

   Durante cuatro décadas, casi,  formó parte de mi tarea docente la valoración del aprovechamiento académico de los alumnos. Así crecían con aire de objetividad y sentencia los largos inventarios de notas, ese trajín de exitosos sobresalientes, notables a celebrar, bienes equitativos, suficientes raspones e insuficientes con pasaporte de regreso en septiembre.   
   Más humilde, el ejercicio crítico dedica su fuerza expresiva a dar cuenta pública del gusto lector. Nace así la opinión impresionista, que trasmite las sensaciones personales y el diálogo interno con los libros, o la crítica académica, más minuciosa en los rastreos, empeñada en explorar la arquitectura literaria al completo con su inventario de materiales, grúas y poleas.
   Queda por dar forma a la crítica valorativa; es volver al pupitre, un gesto que tiene algo de voluntad testamentaria y trébol de cuatro hojas; por eso merma tanto su práctica en mi blog, porque me parece un tanto cáustico establecer líneas divisorias entre si y no. Nunca lo pasé bien dividiendo a mis alumnos entre apto y no apto. Y no quiero sentir esa conmoción en la poesía. Prefiero hablar de impresiones lectoras y de los buenos libros que me gustan. Lo demás es silencio.   




10 comentarios:

  1. Tus comentarios te definen: una buena persona, constructiva y optimista. Hace mucha falta más gente como tú. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy tan optimista con mi identidad, querida Isabel; me veo cada día en el espejo y percibo muchas zonas de sombra y el tacto frío de la decepción. Pero es hermoso comprobar que tengo amigos entrañables que me acompañan, gente como tú. Un fuerte abrazo agradecido.

      Eliminar
  2. Y eso lo dices tú que eres un crítico excelente. Lo que te honra. Yo creo que lo que importa a los demás es la impresión-huella que una lectura pueda dejarnos. La cual puede ser orientativa, pero nunca sesgará la lectura de unos nuevos ojos. Que pueden coincidir o discrepar o transitar otros senderos. la valorativa déjese para los informes de edición. O para cuando se pida. En cualquier caso hágase con calidad, como es norma en estos Puentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asiento por completo a tu reflexión, querido Paco; así entiendo yo la lectura; como un diálogo con el autor que aporta siempre una visión parcial e incompleta; aquí no hay dogmas sino puntos de vista. Y así seguiremos.
      Estuve en Trujillo con Lidia, la editora de Lastura, y me encantó su sensatez y su cordialidad...Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Y su enorme voluntad para el trabajo. Y energía para defender su casa y sus autores. Se merece lo que le está pasando.

      Eliminar
    3. Así es, poeta; qué buen encuentro y qué charla más didáctica, que espero repetir dentro de unos días en la feria del Libro de Rivas. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Lecciones que la experiencia va dejando en nuestras manos, querida amiga, y que sirven o no según el criterio de cada cual. Que tengas una excelente jornada.

      Eliminar
  4. Me parece honesto por tu parte,
    Ahora sé el porqué de tus silencios, jejejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Tracy, sigo entre libros con la esperanza de encontrar cada día nuevas razones de escritura, algunas páginas donde poner los ojos de lo diario. Feliz jornada.

      Eliminar