viernes, 26 de mayo de 2017

AQUEL DESCONOCIDO...

Escarcha


DESCONOCIDO


Fue su lecho una noche
aquel rincón de fronda
donde acuden las sombras en tumulto.
Y su dormir tenía
el sello del futuro en cada gesto.
Al alba despertó,
se restregó los ojos ateridos
y caminó, solícito, a mañana.
Cómplice de su dicha,
alcé la mano,
y no supe seguirlo sino de pensamiento:
-Pues la jornada es dura
y no habrá nadie esperando tu vuelta,
lleva siempre contigo
una abundante provisión de fe.

             (De Rotonda con estatuas, 1990)


9 comentarios:

  1. José Luis, es inmenso ese poema. Esos cuatro últimos versos son alucinantes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel, eres muy amable; esta mañana tengo la sensación de que todos somos un camino sin nadie, desconocidos solitarios que no encuentran la casa del regreso... A ver si la luz va dejando un poco de calor entre las manos. Mil gracias por estar, eres de las personas que justifican tantas horas aquí, tanto humo entre las manos. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Recuerda: por el Humo se sabe dónde está el fuego. Es decir: la fe, la vida. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido poeta, veo que te gusta como a mí ver la primera luz de la mañana; ahí estamos con el teclado en espera, buscando sitio a nuevas ilusiones y sueños. Espero que ayer en Talavera disfrutaras mucho de la amistad de Antonio del Camino y de otros lectores. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. La verdadera belleza es dolorosa. La fe es la mano qie escribe.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gabriela, sigo trabajando en el espacio poético de Venezuela y llenando poco a poco los huecos de mi ignorancia, cuando Madrid abre su Feria del Libro con un amplio listado de novedades. Espero que ese tiempo en tu país que tanto se parece al sueño de una sombra se haga pronto amanecida. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Así sea. Tienes que contarme que lees ahora. Abrazo con libro.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Querida Tracy, sabes que es necesario rellenar el final del camino con la solidez etérea de alguna esperanza que anime la ilusión del viaje. la fe es una forma de buscar sitio en otro lugar. Un fuerte abrazo.

      Eliminar