lunes, 29 de mayo de 2017

ARQUEOLOGÍA DEL YO

yacimiento arqueológico de Las Cogotas
Fotografía de
Rubén Sánchez Santana

PIEDRA CALIZA

     (Epitafios)
   


He soñado con la realidad. Con qué alivio me he despertado.

                                                                                               STANISLAW  J.  LEC

  
                                   II

Otra noche.
Sobre mí  prosigue su labor
la luna quieta.
Carezco de otra luz.

                                   III

Queda mi nombre
y la serenidad de este paisaje
que no sabe quien fui.

                                   IV

Agudizo mi vocación fantasma.
Miro sin comprender
y reclamo razones para estar en la nada.
No hay respuestas;
la pureza del aire
habita el desamparo.

                                    V

Un manto de raíces y una brizna de sol,
pero las formas se han desvanecido
en el escaso jugo de una tierra estéril.
Estoy con otras sombras y nos une
la mansa convivencia,
el aire de familia
de los que nada piden al futuro.

                                 VI

Vuelven los ecos y dibujan mapas,
un recorrido de memoria y sueño
que convierte al que fui
en terco pasajero de otra ruta
que ya no identifico.
El pasado se puebla
de restos arqueológicos.

   (De Ninguna parte, Sevilla, 2013)



                               

4 comentarios:

  1. Despertarse en medio de una pesadilla es uno de los pocos casos en que la realidad nos salva y redime de la imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo y mi gratitud por el comentario; la realidad apenas existe, es solo una percepción interesada de nuestro ánimo. A veces se hace pasado, arqueología sentimental, y otras veces mira la luz como quien busca una amanecida para que se despliegue la esperanza. Feliz día.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Vaya,Tracy, pensé que te habías tomado unas vacaciones lectoras después de tantos días de afecto y amistad en estos puentes de papel. Agradezco tus palabras sobre estos epitafios que encierran un punto de tristeza, una realidad transitoria. Gran abrazo, siempre feliz con tus palabras.

      Eliminar