martes, 4 de julio de 2017

DESCONFIANZA

Simetrías visuales
Fotografía de
Adela Sánchez Santana

DESCONFIANZA


. Desconfío de las biografías legendarias, que no saben de quién es su pasado.

. Desconfío de la vida sana, ese túmulo de hábitos saludables que antes o después acabará metiéndonos en el ataúd.

. Desconfío de los que visten, con monotonía e insistencia, el abrigo de los compromisos y carecen de tiempo para el otro.

. Desconfío de la temprana conciencia de ser un genio.

. Desconfío de los que piensan que el talento brota de la nada.

. Desconfío de quien hace de las relaciones personales un insalubre trastero, un lugar siberiano.

. Desconfío de esa obsesión indígena que llena de himnos, banderas y escuadrones la plaza de su pueblo.

. Desconfío de las amistades aparentes, con exuberancia decorativa.

. Desconfío del escritor que hace de la vida una actividad subalterna, llena de signos de puntuación.

. Desconfío de mí. Desconfío.

                                                                         (Notas de amanecida)






8 comentarios:

  1. Desconfía de todo, menos de la belleza. Desconfía, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconfío, Gabriela, es el estado natural del frágil. Un abrazo.

      Eliminar
  2. García Morente sentó la confianza como base de la amistad. Y Aristóteles la amistad con uno mismo (autofilía) como base de lo amigable. Digo esto como contrapunto melódico de tus muy justificadas desconfianzas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido José, qué regalo esta mañana tu amistad y tu sabiduría crítica. Muy agradecido por tu estar en estos puentes y mis mejores deseos de un trabajo común desde ahora mismo. Abrazos.

      Eliminar
  3. Me enseñaron hace tiempo a desconfiar. El mundo piensa que una mujer sola es blanco fácil y frágil: error, porque me dejaron la ternura y en ella, sí confío. La intuyo.
    Gracias por ti.
    Gracias por lo que escribes cada día.
    Gracias por estar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María, la desconfianza es solo una manera de mirar las cosas con distancia, pero nunca existen distancias para mirar la ternura ni los afectos, así que esa reflexión en ti muda de significado porque pertenecen a la habitación del cariño, a esa ventana sin rejas de la verdadera amistad. un abrazo.

      Eliminar
  4. Encontrar en qué confiar realmente... he ahí la cuestión.
    Acertadas desconfianzas José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no es una búsqueda sencilla, Sandra, porque el propio yo también tiene su parte umbría, esos rincones donde habita lo desapacible. Un fuerte abrazo, Sandra, y muchas gracias por tu lectura.

      Eliminar