lunes, 10 de julio de 2017

EL ARTE DE VIVIR LOS LUNES

Geografías de humo
(Florida, 2013)
Fotografía de
Adela Sánchez Santana

EL ARTE DE VIVIR LOS LUNES


El arte de vivir los lunes
requiere cierta práctica y algo de teoría,
saber de estratagemas y confabulaciones
y adjetivar la prosa cotidiana
con una terca voluntad de estilo.
Incontables acechan
los peligros desde el primer café,
crecen cuando un olor
anuncia escuetamente la leche derramada,
se reproducen con duración de días laborables
y en guardia se mantienen,
tal seguros precintos,
entre los pasajeros del tren crepuscular
que nos devuelve a casa,
al reclamo del lecho hospitalario.
El arte de vivir los lunes
sobrevive y se esconde
en vacuas reflexiones como ésta:
nada es eterno, salvo un lunes.

             (Pulsaciones, Takara, 2017)


                                    


13 comentarios:

  1. En la selección de mi poesía, creo que muchos lectores lo saben, este poema es casi una seña de identidad; la eternidad del lunes es una invitación al desconcierto, pero es también una geografía en construcción, una esperanza, un paso nuevo. Por eso estos versos prosiguen en el tiempo a mi lado y tienen sitio en PULSACIONES. Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  2. Cuánta belleza hay en ese lunes interminable!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez porque el lunes es un tiempo interior, querido amigo, una sucesión de sueños que buscan el rincón donde cobijarse. Muy agradecido por tu lectura y bienvenido a estos puentes de papel: mi casa es también la tuya.

      Eliminar
    2. Hermoso inicio de semana con mente positiva, corazón ♥ dispuesto y alma sensible. Abrazos 🎁 fuerte en la distancia

      Eliminar
    3. Y con ese punto de ironía que sabe que entre la realidad y el sueño hay una calle en obras, un transitar por la inquietud que nos exige renovar a diario las razones de la existencia. Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. La percepción del tiempo es relativa y depende del estado de ánimo y de la compañía que habita a nuestro lado. Ayer, por ejemplo, fue un día para compartir una tarde de cine y unas bebidas frescas y el regreso a casa resultó muy cálido... No sé, el tiempo es maleable y siempre admite poner en su transcurso un zumo de poesía. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. La primera vez que leí este poema, me sorprendí con una sonrisa suave y admirativa.
    Después de pasearme por tus lunes muchas veces, he aprendido que es una forma, la tuya, de vivir poco a poco, cada día.
    Mañana volveré a despertar con el café e intentaré caminar por el martes, con esa filosofía que engrandece y pinta de tanta belleza tu poesía y el sentimiento de eternidad volverá a hacerse mágico.
    Un abrazo, y gracias siempre, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conoces muy bien mis poemas, querida María, y por tanto tienes en ti muchas respuestas; en mi caso, solo comentar que el discurrir del tiempo -esa dialogía entre fugacidad y permanencia- me parece un vértice de meditación esencial. El tiempo se diluye. Y hay que llenar sus grietas de vivencias perdurables como la amistad, el amor, el deseo... No siempre estamos a la altura y entonces es mejor la ironía para hablar del fracaso.
      También es necesario sonreír, María, hacer del lunes una mitología de combate. Un fuerte abrazo y siempre agradecido por tu continuo estar.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Y tiempo para hacer de su transcurrir un camino de sueños cumplidos. un abrazo entrañable, Tracy.

      Eliminar
  6. Un poema que nunca me cansaré de leer Jose Luis, esos Lunes tuyos, signo de identidad desde luego :)
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra, cuando los poemas se hacen compañeros de viaje solo queda sonreir. Un gran abrazo, poeta.

      Eliminar