sábado, 22 de julio de 2017

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ. EL TRABAJO GUSTOSO

Antolojía poética
Juan Ramón Jiménez
Edición, selección y prólogo de
Soledad González Ródenas
Voces Críticas, Madrid

ANTOLOJÍA POÉTICA

   Figura central de la lírica hispana del siglo XX, Juan Ramón Jiménez laboró durante décadas una extensa obra de máxima exigencia personal. EL fecundo trabaja impulsó cuatro antologías, con el asentimiento selectivo del escritor, y después de su muerte, continúan editándose selecciones parciales, aunque todavía no se ha realizado una muestra canónica y definitiva, dada la obsesiva labor correctora del poeta y las frecuentes versiones de sus textos. Con estos condicionantes básicos, cualquier mapa poético no es sino una propuesta que recorre la granada senda creadora para vislumbrar líneas estéticas y su evolución en el tiempo.
   JRJ. Antolojía poética se realizó en 2010 para el catálogo de la colección Voces Críticas  y firma las líneas introductorias y la selección de poemas Soledad González Ródenas. La muestra abarca un arco cronológico  que se expande desde 1898 hasta 1953, tres años antes de que el poeta de Moguer recibiera el Premio Nobel de Literatura.
   Tan incansable afán poético se ha ido gestando en contextos críticos diferentes y en etapas históricas muy complejas, así que no resulta fácil deslindar etiquetas e idearios más allá de los habituales referentes taxonómicos que integran los primeros libros en el modernismo, para virar después por un simbolismo intimista que fue derivando hacia una poesía pura y, más tarde, hacia una decantación reflexiva, próxima a un panteísmo platónico.
   Pocos autores han generado tan nutrida amalgama de tópicos, Entre esos espejos opacos de las otras vidas de Juan Ramón perdura aquella imagen del escritor con el ceño fruncido de un mal carácter crónico, o el reflejo de un creador ensimismado en su obra que nunca buscó el asentimiento de la mayoría sino la conformidad de una inmensa minoría. No falta tampoco esa consideración de elitismo de su lírica, solo dispuesta para ser leída por otros poetas… Son aseveraciones prescindibles que han de olvidarse de inmediato para profundizar en la lectura. Juan Ramón Jiménez es un poeta plural, un exigente escritor que hizo del poema razón de vida, una continua búsqueda de plenitud y belleza.
 
    



4 comentarios:

  1. “Tira la piedra de hoy, olvida y duerme. Si es luz, mañana la encontrarás, ante la aurora, hecha sol.”
    (Eternidades).
    Gracias por dirigirnos a esa búsqueda incansable de la belleza.
    Abrazos, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, María, por compartir conmigo tu afán diario de verdad y belleza, tu amistad intacta. Gracias de nuevo y un abrazo.

      Eliminar
  2. Creo que el verdadero artista nunca estará del todo satisfecho con su obra. Siempre la juzgará imperfecta, y con razón. "No lo toques ya más, que así es la rosa", lo escribió JRJ para sí mismo. Es "lo toques", en masculino, pues se refiere al poema. Lo que quería decir es que el poema es siempre imperfecto. La rosa (con ser rosa) también. Claro que ¿quién será el mezquino que se pondría a escudriñar y buscar defectos en una rosa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa inquietud de Juan Ramón Jiménez es ejemplar porque admite sin ninguna duda que el poema es búsqueda y aprendizaje, carencia y luz. Un fuerte abrazo y muy feliz por tu amistad.

      Eliminar