sábado, 29 de julio de 2017

BOTELLAS CON MENSAJE

espera
Imagen de WordPress.com

GRANOS DE ARENA

Cada náufrago reclama para sí la madera raída.

Alguien escribe. Soy parte de la trama. Un personaje episódico.

Estoy aquí, creo, aunque desconozco la ubicación exacta del aquí.

Los aforismos marcan la piel del agua, como la huella frágil de una verdad.

Para la confidencia íntima, personal, directa, un tono de voz sobrio alejado del aspaviento.

Percibo contornos con la precisión ambigua del miope.

Cada día el desconcierto, la indagación sobre una realidad cambiante y fragmentaria.

Con los años el escepticismo muda en benevolencia.

Sucede que regresas cada vez que te nombro.

No sé apaciguar mi obsesión por relojes y calendarios.

En la íntima discordia entre el yo y la nada, tomo partido.

Un nombre propio que acumula letras en minúscula. Nadie, en suma.

Mientras busco, dejo abierta la puerta para el regreso.

                    (Del libro Motivos personales, La Isla de Siltolá, Sevilla, 2015)

 

 

 

8 comentarios:

  1. Muy elocuente e intimo poema, salido de lo mas profundo del alma con evocaciones que pueden causar dolor sin embargo llegan , sus motivos personales tendrán para regresar en su momento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy consciente de la proximidad de mis poemas con los aforismos, Consuelo, pero estas anotaciones pertenecen a un libro de aforismos que publicó en su día La editorial La Isla de Siltolá. Es un género que me apasiona por su mezcla de filosofía y poesía. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Todos geniales, pero el tercero es ... para descubrirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tracy, pues te lo dedico enterito, que manos así merecen el tacto tierno de la escritura.

      Eliminar
  3. "Estoy aquí, creo, aunque desconozco la ubicación exacta del aquí".
    Qué mensaje más oportuno para una botella náufraga.
    Un placer, como siempre.
    Abrazos con afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya hemos hablado con la puerta abierta del corazón, querida maría, sabes muy bien que mis días siembran más interrogantes que certezas. Y sigo en ruta, gracias al afecto tenaz de gente como tú. Abrazos.

      Eliminar
  4. Muy buenos pensamientos personales. El tercero aplicable a todos nosotros en algún momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los aforismos, querida Begoña, suelen tener dos latitudes afines: la poesía y la filosofía, por eso su tamaño se agranda, como si su estatura fuera notable. Abrazos y un beso grande por tu ánimo continuo.

      Eliminar