lunes, 9 de diciembre de 2019

EL REGRESO DE ADÁN

Restos
Imagen
de
Internet

EL REGRESO DE ADÁN

Siempre hay otro mundo. Está junto a ti.

JORGE FERNÁNDEZ GRANADO

   Ante el insistente empuje de la melancolía, una mañana Adán retornó al paraíso. Se adentró en sus espacios con la fuerza feliz de quien busca el lugar propio. No tardó en advertir que recorría un territorio de desposesión. Aquel sitio solo cobijaba abandono.
   En el centro del páramo se alzaba todavía el árbol del bien y del mal; miró aquella silueta y se hizo efectiva la soledad de un tronco calcinado y rijoso.
   No aguantó más. Bajó los ojos y convocó el olvido, como si el paraíso no hubiese existido nunca. Vencido su asombro, se precipitó hacia la salida. Sus pasos tropezaron con el ala inerte de algún ángel, el metal chamuscado de una espada herrumbrosa y una camisa oscura de serpiente.

(De Cuentos diminutos)




4 comentarios:

  1. Los paraísos no son eternos, volver a ellos propicia el desencanto. Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida María José, también el paraíso se erosiona y merece otro lugar; fuerte abrazo porque lo que sigue firme e inalterable es nuestra amistad.

      Eliminar
  2. El paraíso siempre será paraíso.

    Abrazos poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Gabriela Rosas, por eso hay que buscar su ubicación exacta, porque casi nunca está en el pasado. Feliz día y suerte grande en tus talleres literarios.

      Eliminar