viernes, 13 de diciembre de 2019

PEJK MALINOVSKI. DIGTERNE / POETAS

Digtere / poetas
Pejk Malinovski
Traducción de
Daniel Sancosmed
Edición  bilingüe de Chamán Ediciones
Colección Chamán ante el fuego
Albacete, 2019


POSICIONES DEL POETA


   En las páginas de la República el severo filósofo Platón fuerza el exilio de los poetas y los destierra de la ciudad ideal. Argumenta su expulsión por la impostura que se cobija en su quehacer y por los nocivos efectos de sus enseñanzas. De esta “condenación de la poesía” como la denominó María Zambrano deriva el cansado andar del poeta, su deambular errático por la periferia del pensamiento, lejos del núcleo básico de la filosofía.
   Pejk Malinovski (1976), poeta, traductor, documentalista, productor de radio y continuador de una saga familiar literaria irrepetible, niega el temperamento excluyente platónico para convertir su tercer poemario en zona de acogida. Abre puerta a las múltiples perspectivas que un yo lírico pueda protagonizar. Y lo hace mediante un largo poema fragmentario en el que cada gesto tiene su verso para perdurar, desde el que ama al que llega tarde a una conferencia y mira receloso la ausencia de público; desde el que escribe su número de teléfono sobre la servilleta manchada de café en una terraza hasta la poeta sadomasoquista que se ajusta el traje de cuero para convocar a su amante en un arrasador encuentro amoroso. Poetas, al cabo, capaces de aglutinar condición cívica y temperamento creador en un tiempo que ha despojado a la función del poeta de cualquier jerarquía intocable para dejar al protagonista del verso en las aceras de lo diario, sometido a ese azar erosivo de la temporalidad, lejos de cualquier mitificación épica.
  El escritor danés recurre a una figura de repetición, la anáfora, para subrayar el protagonismo coral de su poema. Todos los versos o cada párrafo versal tienen el mismo comienzo Digtere / Poeta; así que acierta plenamente el traductor Daniel Sancosmed en dejar que el sustantivo común resuma las circunvalaciones argumentales. Porque en el poemario no hay un camino trazado sino conexiones afines que van ampliando el diluido trazo de los poetas, como si se concentraran en un gran vestíbulo para sumar secuencias vitales, actitudes, pensamientos, quehaceres.
  Hace tiempo que el poema ha diluido cualquier molde reductivo para caminar por esa ambigüedad genérica de los géneros entrelazados; así que Poetas no se ajusta a ningún esquema versal, o mejor, emplea un esquema versal arbitrario que ajusta su enunciado a la respiración de la idea. De ese modo logra crear un fuerte afán exploratorio que a veces se transforma en mínimos microrrelatos, en pensamientos metapoéticos o en nítidas retornos de esos instantes vitales que parecieron hechos de grisura y que después se evocan con una sensación de cálida nostalgia.
   En ese deambular fragmentario, Pejk Malinovski resalta el encuentro del poeta con lo cotidiano, como si la realidad se empeñara en presentarse a sí misma como laberinto indagatorio de las palabras y buscase mostrar cada uno de sus ángulos muertos a la percepción lírica para  que se mantenga lejos del cómodo autoengaño de lo ideal. También se desliza en el recorrido del poemario un abrumador listado de referencias culturales, de poetas, lecturas, viajes o libros. En ese amplio listado culturalista se cobija una clave de lectura que no pasa desapercibida, aunque mude el género a la identidad: “A la poeta le encanta la libertad de los fragmentos seriales, catálogo de ideas, enfoques conceptuales”, métodos expresivos que pusieron en práctica escritores como Francis Ponge, Gertrude Stein, Joe Brainard o David Markson.
  El ideario estético de Digterne / Poetas recuerda una acumulación de ideas que abre los ojos para constatar que todo es poesía; que más allá de lo farragoso y pragmático que dicta el canon tradicional hay una lengua común, una semilla embrionaria que integra una densa radiografía de emociones, que hace del texto una coral improvisada, una pieza de jazz, un encuentro  plural en el que la inocencia del verso permanece.





           

No hay comentarios:

Publicar un comentario