jueves, 16 de enero de 2014

JUAN GELMAN. DESPEDIDA.



JUAN GELMAN: LA LENGUA DEL DOLOR

   Ha muerto Juan Gelman y el día se despertó vestido de grisura y lluvia triste, como corresponde a las despedidas. Se han prodigado los homenajes y las elegías en un cuerpo de letra grande, ese que utilizamos para alzar la voz del agradecimiento. Recupero en esta entrada un breve texto que escribí en mi última lectura de la poesía de Juan Gelman, una obra que tiene mucho de recuento autobiográfico.
   La poesía de Juan Gelman es incómoda para el sedentarismo y la conformidad. Sus versos descubren cicatrices, enfrentan a la conciencia del dolor y obliga a no bajar los ojos ante lo que contemplamos. En la antología Otromundo, edición preparada por el poeta mexicano Eduardo Hurtado para Fondo de Cultura Económica, se compila una amplia muestra de su quehacer lírico entre, 1956 y 2007. El título de esta selección se toma de un poema en prosa  que define el exilio como un otro mundo diario, como un error que persiste y puede descubrir una verdad.
   Gelman no deja de preguntar en cada libro porque está marcado por la dictadura argentina y por el exilio; su trayecto vital sufrió las mordeduras de unos hechos históricos que alzaron la sinrazón de una realidad ignominiosa y asumió sin titubeos el papel de cronista y testigo que se niega a cerrar los ojos; un caminante que no pasa de largo sino que se detiene para formular su veredicto sobre lo real. Siempre quiso esclarecer el sentido de los actos humanos en una larga conversación, entrecortada y austera.
   En su escritura el poeta reelabora una experiencia colectiva, busca la racionalidad de un ideal que sobrevive en solitario, preserva sentimientos y deja un hueco para la dignidad, incluso cuando caminamos a oscuras, en las tinieblas de lo cotidiano, y es necesario abrir una ventana. 
   Hay que resistir, ahora también desde el silencio.




8 comentarios:

  1. Hermosa despedida.
    Yo no le conocí en vida pero gracias a ti voy a abrir mis puertas a sus versos.
    Hermosa despedida.

    A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poeta que hay que conocer. Tu juventud te permite tener sobre la mesa muchos libros pendientes. Y en poesía la aportación de Iberoamérica en el siglo XX ha sido esencial. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Por cierto, aquí, en esta ciudad alemana, también despertó vestido de grisura y lluvia triste, lluvia tímida y suave, quizá por el respeto que ella guarda a algunas palabras que él le entregó, lo iré descubriendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué envidia ese itinerario viajero por las ciudades del centro de Europa. A mí me gustó especialmente Praga.También Berlín. Que disfrutes de esos días de trayecto continuo. Besos.

      Eliminar
  3. Descubrir a Juan Gelman es conocer una memoria histórica de sentimiento, compromiso, valentía y honradez. Se nos fue un poeta grande... con toda la luz de sus poemas en la mirada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nos fue un poeta grande, sí, que escribió siempre conciencia y compromiso con mayúscula; que hizo de la poesía una herida por la que dar salida a su dolor. Un poeta que se queda en su voz, a pesar de su marcha. Un abrazo.

      Eliminar
  4. La vida es efímera, pero es maravilloso que nos queden sus versos y en ellos, su "alma".
    Me uno al recuerdo emocionado de todos los amantes de la poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que en la poesía se dan muchas actitudes, desde el escapismo de la estética hasta el compromiso a pie de calle. Gelman eligió la segunda opción. Y marca senda para huir del ensimismamiento purista del arte por el arte. Abrazos.

      Eliminar