lunes, 17 de febrero de 2014

HAIKU DE LA MURALLA.

Muralla de Ávila, febrero, 2014
 
HAIKU DE LA MURALLA
 
                  Para Pilar Blanco
 
Grabé tus formas
en los ojos de un niño.
Y resistieron. 

18 comentarios:

  1. Esas formas, ciudades, tiempos, personas y momentos, así como la suma de unos y otros, su acumulación, sus movimientos en nuestra memoria y el entrar y salir de nuestros recuerdos son, al fin y al cabo, nuestra vida. O al menos, la ilusión que nos hacemos de la misma. Quizá, sólo lo que pervive entre recuerdos y olvidos. Al fin, como dices, lo que resiste, puede que sólo eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no tengo muy claro que mi infancia fuese como hoy la imagino; pero mis ojos se empeñan en dibujarla de ese modo. Este fin de semana paseé de nuevo por el románico abulense y el corazón y los sentidos se me llenan de plenitud. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Tú lo dices..."como hoy la imagino". Seguro que eso es lo que nos ocurre,: creemos recordar y en realidad imaginamos. Probablemente, como dice Chogyal Namkhai Norbu, " En sentido real, todas las visiones que vemos en nuestras vida con como un gran sueño".

      Eliminar
    3. Y casi siempre el sueño es infinitamente más estético que una realidad que muestra a los sentidos erosiones y desajustes; así pues, soñemos, aunque sea con los ojos miopes.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Claro que sí, resisten las hilachas del tiempo en que fuimos otros, más optimistas, más limpios, con más ganas de descubrir. Un fuerte abrazo,amigo; resistir es estar.

      Eliminar
  3. Gracias por la joya, José Luis, este presente de cumpleaños. Ya la he colocado en mi dedo para que dure, para que venza al tiempo, como todo lo que deseamos inmortal: personas, presencias, palabras e ilusión por la vida. Nunca solos del todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese era el mensaje de un regalo tan humilde para decirte que estabas cerca. Lo malo de facebook es el chismorreo acelerado; a las doce y cinco de la noche ya figuraba tu tarta de cumpleaños en las "obligaciones digitales". Así que hay que hacer caso a las máquinas. Y en este caso, de muy buena gana; llega otro tiempo, Pilar, para que tu belleza y tu optimismo se llenen de luz. Besos grandes.

      Eliminar
  4. Hay murallas que ni el olvido puede derribar. Felices los ojos que recuerdan la piedra de la infancia porque ellos serán siempre un poco niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes, como yo, que aquellos años marcaron sus señales con tal intensidad que son los que definen palabras limpias como "amistad" ,"estudios" ,"sueños"... Todo estaba por hacer y las sombras no habían aparecido. Viajo a Ávila con mucha frecuencia, está muy cerca de Rivas y su entorno monumental siempre resulta sugerente. Un abrazo, Hilario, y muchas gracias por tus palabras y tu calidez

      Eliminar
  5. La poesía, la mejor muralla contra la intemperie del tiempo. Hermoso, delicado, sugerente y luminoso haiku, José Luis. No dejas de sorprender a tus lectores con tanta belleza necesaria. ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los afectos siempre tienden al optimismo, así que encantado de saber que el invierno, contigo cerca, es un poco más cálido. Como buen castellano, sabes que el patrimonio monumental de nuestra tierra es único. Así que la muralla eligió al haiku para hacerse más próxima. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Por lo que veo, a la vista de los anteriores comentarios, llego algo tarde a este haikú "fotográfico", que tan bien define y acota un tiempo que resiste con la misma firmeza que la muralla.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca llegas tarde, Antonio, estás siempre; además creo que entiendes muy bien esa nostalgia de unos años que alzaron el árbol del ahora. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Días y noches
    rodeé el perímetro.
    Quedan los sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedan los sueños y queda ese haiku, pequeñito, tenaz, hospitalario, para dar cobijo a lo soñado. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Qué maravilla de resistencia la de la vida frente a toda muralla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué tenacidad para saber que lo frágil y lo perecedero permanecen. Un abrazo, con tacto de muralla sentimental.

      Eliminar