miércoles, 26 de febrero de 2014

ARQUEOLOGÍA SENTIMENTAL.

Yacimiento vetton de Las Cogotas
Fotografía de Rubén Sánchez Santana


CASTRO VETTON

      Para Inmaculada García

El lugar es el mismo,
un aislado paraje
de pasto y manantial
en las estribaciones de la sierra.
Majada sedentaria de cabreros,
pronto se hizo poblado.
Afanes colectivos
cavaron los cimientos
de granito tallado,
asumieron defensas y cultivos
y aportaron ofrendas
a dioses negligentes.

Pusieron humildad
las guerras y el asedio.
Señal premonitoria
de abandono,
el árbol se hizo humo
y la lluvia sembró
el suelo comunal de jaramagos.
En las ruinas yacentes
la luz de la mañana trasfigura
el árido paisaje.
Minúsculos guijarros
me muestran las aristas
y en su rumor escucho
la huella de otro tiempo.
La historia se repite.
Somos polvo; la primavera pasa.

(Ninguna parte, Sevilla, 2013)

8 comentarios:

  1. escribes bello
    ha sido un placer
    descubrirte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable y me hace ilusión saber que el blog consigue nuevos lectores. Esta es tu casa, la casa de la palabra y el afecto, así que espero tener la oportunidad de seguir viaje juntos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias por la lectura. El poema pertenece al libro NINGUNA PARTE, de reciente aparición en La editorial La Isla de Siltolá, de Sevilla, que dirige el poeta y narrador Javier Sánchez Menéndez.
    Un cordial saludo y gracias también por el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Hoy he tenido un mal día, necesitaba terminarlo bien, y nada mejor que tu poema, ya lo había leído, pero aquí en tu casa y leído por ti, tiene otro sabor, más cercano. Gracias y Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Levanta el ánimo, Paco, que la mejor poesía es aquella que tiene que ver con la felicidad personal y con el calor de los que nos rodean; también yo tuve el lunes un día detestable que no terminé bien porque a veces las palabras no dicen lo que tienen que decir. Lo dicho, Paco, un fuerte abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  4. Hermoso ese final. En especial para quienes amamos el sufismo de Omar Khayam, el haiku y en general formamos parte de ese digno suelo comunal llovido de versos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un privilegio sentir que estamos cerca en ese suelo comunal donde crecen juntos afectos y versos.

      Eliminar