lunes, 5 de mayo de 2014

CICLO DEL AGUA



CICLO DEL AGUA
 
                                       Para Amanda, siempre en movimiento
 
   La frágil transparencia de aquel río se confundía con la desnudez, lo que extremaba la sensibilidad del cauce a los cambios de temperatura. De madrugada las aguas eran sólidas. Con las primeras briznas de sol se licuaban. A mediodía las altas temperaturas enredaban al río en redes de niebla, en un reiterativo proceso de nubosidad variable.   

6 comentarios:

  1. sobre un lienzo de sentidos, pinceladas de poesía
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es entrañable recibir tus palabras. Un fuerte abrazo de amistad desde Rivas.

      Eliminar
  2. Uno de los fragmentos con más delicadeza que he leído de los que has escrito.
    Gracias por la dedicatoria, no podías haberme hecho mejor regalo en un día tan largo como el que he tenido hoy,
    Un abrazo enorme, sigo lo que queda de día muy contenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre estás muy cerca, Amanda, la distancia en los sentimientos no obedece al sistema métrico decimal. Ya queda poco para el fin de curso, ánimo con tus estudios y un fuerte abrazo en el regreso. me alegra mucho que te haya gustado ese río que todos llevamos dentro.

      Eliminar
  3. Los ríos siempre son tentadores para un poeta. Sus aguas te recorren y ellas te inspiraron esta breve prosa poética. Muy bonita, José Luis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Con el sopor de la canícula, me temo, acababa por convertirse en cauce seco.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar