martes, 20 de mayo de 2014

KARMELO C. IRIBARREN. DIARIO DE K.

Diario de K.
Karmelo C. Iribarren
Colección A la mínima
Renacimiento, Sevilla, 2014

LA PROSA DE LA VIDA
 
   En su versión más ortodoxa, el diario es un género solipsista que pone los ojos en la dinámica vital. Con tediosa paciencia recolecta pormenores y ajusta fechas que resumen la cronología de un recorrido personal. Diario de K, cuya llamativa cubierta reproduce un primer plano del autor, no cumple esta premisa, así que caben dos especulaciones; una, que Karmelo C. Iribarren haya escrito una autobiografía heterodoxa y diferente, dispuesta a poner brisa fresca en el cuarto cerrado de lo previsible; y dos, que el poeta donostiarra haya elegido este título sin pensar en acotaciones genéricas, solo atento a la incansable caligrafía de la buena literatura. De otras especulaciones ya se encargará el lector.
   La introducción de Enrique García Máiquez alude, con precisos argumentos a “la condición autobiográfica y vivida de estas prosas, que transmiten una indiscutible sensación de cercanía y coherencia”. Las páginas muestran una indagación que adquiere el ajustado formato del aforismo, razón por la que esta entrega se edita en la colección A la mínima, de Renacimiento. Ya he comentado otras veces esa insólita capacidad de abrir ventanas que tiene el aforismo y, de igual modo, es elogiable su disposición para cobijar agudeza y conocimiento, sin subirse al estrado de lo declamatorio. Los textos, en su diversidad, se encadenan con el sereno enlace de un viandante que mira dentro y fuera, para que el conjunto encaje como si fuese un puzle unitario.
  Los días laborables  viajan hacia el crepúsculo con una grisura pactada, pero sólo en apariencia; en su dermis subyace lo incógnito, eso que pugna por pasar inadvertido a los ojos de casi todos. De ese modo, el aforismo se define por su afán de búsqueda, por su quehacer para mirar resquicios. En Karmelo C. Iribarren existencia y escritura conforman una sociedad limitada, que no admite masa social y se distribuye las funciones mediante acuerdos tácitos. Por ello, la existencia es una veta natural que permite explorar las calles céntricas del yo, ese sitio monumental que cobija los sentimientos y las idas y regresos hacia los demás; se trata de pautar con el otro un acuerdo de mínimos frente al acontecer diario y que está hecho de argumentos sencillos para que el ruido de fondo de lo cotidiano amortigüe su incoherencia y fluya un discurrir apacible; cada sujeto define las propias estrategias de autodefensa frente al temporal de la calle. Y la otra veta nace de la escritura que es, al mismo tiempo, tradición lectora y práctica de una sensibilidad que glosa en distintos formatos las habituales obsesiones de la escritura.
   Diario de K es un espacio de acogida para la confidencia. Hace memoria de los días con voz dialogal, como suenan los soliloquios que comparten pensamientos y filosofías de bolsillo, que no necesitan el paratexto de la erudición. Karmelo C. Iribarren escribe con palabras que inspiran confianza y que trazan en el rastro fugaz de lo vivido algunas razones para el optimismo. Hay que saber mirar: “la prosa de la vida está llena de poesía”.

2 comentarios:

  1. Querido José Luis, ¿cómo no leer "Diario de K" tras tu sugerente reseña?. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Javier, el poeta Karmelo C. Iribarren es una de las luces encendidas más potentes de nuestra poesía actual. Su realismo y su dibujo de lo cotidiano enaltecen un tiempo que no necesita épica sino poesía.
      Muchas gracias por tus palabras, querido amigo, y siempre es un gozo saberte cerca.

      Eliminar