domingo, 18 de mayo de 2014

LAS LEYES DE LA HERENCIA

Oropesa del Mar (Castellón), mayo 2014
Fotografía de Adela Sánchez
LAS LEYES DE LA HERENCIA

                  Para Adela, por el fin de semana

Otra noche con la quietud filosa del rompiente.

Sinceridad confesional; y su cinismo queda dibujado con nitidez matemática.

Hay encuentros que parecen trazados con el cartabón formal de un soneto.

Heredó la nada. Y en esa nada encontró mucho.

12 comentarios:

  1. Hermosos aforismos. El mar es inspirador. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María José, esta vez permíteme la confidencia; me fui a la costa muy cansado. Allí, con Adela y el mar, llegó el sosiego, ese poner las cosas en la media distancia para que el estrépito resulte menos audible; así que vuelvo animado y feliz, con la suerte de contar con amigas cercanas como tú. Besos.

      Eliminar
  2. Y Quien no se inspira con el mar de frente!!!! Precisos versos!!! Un placer conocer tu blog. Saludos desde Puerto Rico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, es verdad que el mar despeja el ánimo y ayuda a mirarnos mejor. Bienvenida a este blog y la esperanza de una senda común de afecto y literatura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola, José Luis. Me alegro de que hayas descansado y que tu descanso te haya inspirado estos bellos aforismos. Para mí, el más filosófico el último.Una profunda paradoja.

    Mañana, ya al trabajo... ¡Pero te queda poco para vacaciones! ¿No? Aunque creo que con tus trabajos literarios vas a descansar poco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Fanny, aciertas de pleno; el fin de curso casi se ve en el horizonte y después debo concluir algunos compromisos literarios; pero este verano, tras la salida de la edición HILO DE ORO, voy a descansar con ganas, regresa mi hija pequeña desde USA y tengo muchas ganas de disfrutar de su compañía y de su experiencia.
      Abrazos y enhorabuena por tu poema de hoy, me ha encantado el final.

      Eliminar
  4. El sol de la playa hace milagros tierra adentro, sobre todo a sus habitantes. Descansar es un truco que no tiene tiempo, sé por experiencia que el escritor lo es a tiempo completo, otra cosa es no abrir el ordenador y esconder el lápiz.
    Un fuerte abrazo y seguro que ese sol te ha sentado muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las características de la civilización urbana es el continuo agobio y esa sensación de cosas por hacer que reseca la boca y aleja el sueño. Por eso nos viene tan bien la salida a la costa y el olvido de lo digital. El descanso hace milagros. Abrazos.

      Eliminar
  5. Perdón, los aforismos, como siempre, todo un lujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Paco, sabes muy bien mi devoción por el traje escueto y preciso del aforismo. Es una manera de caminar por dentro que ofrece muchas posibilidades. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Bueno, ahora parece que tiene mucho. Tendrá que ir al notario, a ver si sus herederos pueden recuperar la nada.
    Abrazos descansados

    ResponderEliminar
  7. Sugerente paradoja, querido amigo. Anoto esa posibilidad y desvelo el resultado el día 29 de mayo que tengo lectura en Madrid, en la Casa del Libro, (Fuencarral); crearemos el evento por si te apetece pasar por allí y darnos un abrazo. Siempre es una alegría leer tusd opiniones en este blog.

    ResponderEliminar