jueves, 29 de octubre de 2015

DÍAS DE NIEBLA

Días de niebla


LA NIEBLA

Como una araña gris se ha descolgado
y a su cita nocturna me convoco.
Su seducción estriba en la manera
de corregir el límite y la forma;
disimula edificios,
dibuja en las esquinas sobresaltos,
con la fuente del parque
juega a los detectives,
hace de añejas calles laberintos,
y aún tiene tiempo para la ironía
y contradice
a los que por costumbre
suelen ver todo claro.

     (Población activa, 1994)

15 comentarios:

  1. Para tranquilidad de los amigos, ninguna tristeza en estos días; soy de los que piensan que la niebla no es un paisaje desolado sino el umbral de una geografía iimaginaria. Un abrazo desde Rivas.

    ResponderEliminar
  2. Qué seria de los detectives Ingleses sin su "Fog". Jajaja. Me gusta tu propuesta de entrada al invierno. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco, hoy ha sido un día ajetreado de reuniones y clases y hasta ahora no vuelvo a casa, así que una delicia saber que tus palabras siguen aquí. Un abrazo

      Eliminar
  3. Niebla que nos ancla al presente al impedir ver que hay más allá de nuestros pasos. Por fortuna pasajera.
    Feliz jueves, José Luis. Muchos besos desde el otro lado del Atlántico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sorpresa encontrar tu reflexión en este puente. Feliz jueves, Loly, desde el otro lado de cualquier océano; sí, no vemos mucho alrededor; en mí ya es una costumbre. Soy miope desde la adolescencia. Un abrazo y gracias por todo.

      Eliminar
  4. Pues sí, José Luis, gracias a la niebla la imaginación amplia su horizonte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la niebla es un buen símbolo polisémico. Que cada lector busque sus claves. Un gran abrazo.,

      Eliminar
  5. para ver lo que hay que ver, mejor que haya niebla.

    ResponderEliminar
  6. Buen sentido del humor, Tracy, al cabo la ironía no es más que una estrategia de superviviente. Abrazos entrañables, como siempre.

    ResponderEliminar
  7. La niebla, ese misterio que envuelve las cosas. Y qué bien la describe tu poema. Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy un tipo de invierno, Susana, me gusta el gris, amo lo cotidiano hecho costumbre, sin estridencias. La niebla siempre me ha parecido un abrigo de entretiempo. Abrazos fuertes.

      Eliminar
  8. Siempre he temido a la niebla, como a cualquier territorio inhabitable. Sin embargo descrita por ti, casi me parece seductora. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Y lo es, Carmela, hasta los miopes encontramos en ella una visión aproximada. Abrazos, con sonrisa, querida amiga, y con la felicidad de tener lectores como tú.

    ResponderEliminar
  10. Ese cinematográfico territorio que es la niebla... Me encanta la niebla en mi tierra después de haber nevado: cables y antenas; árboles y ramajes escarchados.

    Un abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos de tierra adentro, Luis Ángel, donde las lindes se difuminan en una densa atmósfera cambiante. A los dos nos gusta, además, ese clima detectivesco del otoño. Una vez más, es una alegría encontrarse con tus opiniones, siempre vitalistas y hechas de luz. Abrazos y muchas gracias.

      Eliminar