lunes, 12 de octubre de 2015

EN EL MUSEO THYSSEN

En el museo Thyssen-Bornemisza
Madrid, 12 de octubre, 2015
Fotografía de Adela Sánchez Santana

EN EL MUSEO THYSSEN

Para Adela,
  porque la felicidad es un libro de bolsillo
que cabe en el bolso de mano de cualquier lunes

   Día de puertas abiertas en las pinacotecas madrileñas con motivo de la fiesta nacional. Un regalo cultural que provoca colas interminables en Atocha y en el Paseo del Prado. Elegimos el Thyssen-Bornemisza, que complementa su exposición permanente con la monográfica "Arquetipos" del angustiado Edvard Munch. Aforo completo en "Arquetipos", y no queremos consumir las primeras horas del lunes guardando turno paciente, así que recorremos las salas habituales del Thyssen, rodeados de un ambiente festivo. La miscelánea visual es tan intensa que acotamos el tiempo de contemplación y buscamos sosiego en un restaurante cercano. Mientras estudiamos la carta, Adela sonríe y me pregunta, como hacía en los primeros años de nuestra convivencia con los libros que seleccionaría en la isla desierta de mi cuarto lector, qué pinturas elegiría. Lo tengo claro; son tres lienzos que en visitas anteriores me hablaron con el silencio afectivo de la complicidad y hoy repiten idénticas palabras amistosas: El óleo sobre lienzo "Mañana de Pascua", de Caspar David Friedrich, "Habitación de hotel" del figurativo Edward Hopper, y "Cabinas telefónicas", logro máximo del hiperrealista Richard Estes. Con  los tres juntos, un paisaje completo; ninguna buhardilla necesita muebles.   


8 comentarios:

  1. Me ha encantado esta entrada José Luis, me gusta mucho la escena que nos cuentas, a Adela (supongo que tu esposa) preguntándote sobre los cuadros...es una escena que me resulta muy agradable.
    Estuve este verano precisamente haciendo una visita el Thyssen. Me gustó muchísimo. Me alegra saber que te quedarías con esa Habitación de Hotel de Hopper porque es de mis cuadros preferidos (bueno, en realidad toda la obra que conozco de Edward Hopper). Me hice fotos con ese cuadro no lo pude evitar...
    Feliz comienzo de semana José Luis,
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo, Sandra, que los admiradores de Hopper somos legión; es verdad que el Thyssen tiene una envidiable colección de clásicos, pero a mí me gusta la pintura cercana, la que parece un signo del tiempo que vivimos. Adela es mi esposa y hoy tocaba paseo largo por Madrid, una ciudad hospitalaria y con una oferta cultural sin parangón. A ver si te animas y compartimos una cerveza en la capital. Feliz sueño.

      Eliminar
    2. Espero que se pueda dar la ocasión José Luis, gracias!

      Eliminar
    3. Siempre nos dejará algún sitio para compartir, el ajetreo de lo laboral, Sandra. Pronto subiré a Asturias para presentar algún trabajo poético y desde luego que si voy a Oviedo te llamaré para llevarte algunos libros. Prometido y deuda. Un abrazo.

      Eliminar
  2. El museo sigue abierto y lleno de espacios visuales, Tracy; en un par de kilómetros abren sus puertas el Museo del Prado, el Reina Sofía y el Thyssen; solo por eso merece una vista Madrid, si además sumas el Retiro al lado y la Cuesta de Moyano con los tenderetes de libros... Visita obligada... Gracias por tu continua compañía, Tracy; es un acicate para seguir metiendo entradas en el blog.

    ResponderEliminar
  3. Igualmente a mí, me gusta la pintura. Ojalá que en algún momento pueda visitar todo lo que has descrito. Me ha gustado compartir la lectura de ese pedacito de tu día. Un abrazo. Ah! Hopper, es excelente para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmela, aprovechamos la jornada festiva para visitar el museo. La verdad es que Madrid siempre tiene una propuesta cultural de primera magnitud. Sé que te gusta la mirada figurativa en la poesía y en el arte; también yo siento predilección por ese enfoque en mi escritura. Abrazos.

      Eliminar