viernes, 16 de octubre de 2015

UN PERDEDOR



UN PERDEDOR

                             A los que se van,
            mientras cantan los pájaros

Esa reiteración a ritmo lento
de la lluvia tranquila en el tejado
suspende el caminar de los relojes
y la ansiedad que hiere los sentidos.
Armonía. Apática ficción,
negligentes señales de una tarde
que un perdedor elige como fecha
precisa para huir del futuro.
Un ligero temblor precede al gesto;
el rojo se despliega en la distancia.
No camuflo detalles; soy el muerto.

   (De Largo recorrido, Rialp, 2001)


12 comentarios:

  1. Gran poema. Sombrío; desalentador.
    Yo pienso muchos no pueden -o no podemos- huir del futuro cuando en realidad no hay futuro.
    Dejemos a un lado la tristeza y...buenos días, poeta, dese las primeras heladas de Tierra de Campos.
    Un abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Luis Ángel, un saludo entrañable desde Rivas, a las puertas de un largo fin de semana en la sierra de Ávila. La poesía es soledad, una manera de estar solo. Un fuerte abrazo de nuevo.

      Eliminar
  2. Todos vamos perdiendo muchas cosas a lo largo del tiempo.
    Lo que ganamos queda dentro.
    Un hermoso poema. Feliz fin de semana José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la pérdida que más cuesta admitir es la que puso en nuestro camino un listado de nombres propios que se desvanece en la niebla del tiempo. Feliz jornada, poeta.

      Eliminar
  3. A ritmo lento y sin mirar atrás. Algo sombrío pero muy actual. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo, Paco; la poesía da impulso para seguir caminando, aunque sea a ritmo lento. Un gran regalo tu palabra.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. No pretendo asustar, Tracy, la verdad literaria a veces se mueve en otros parámetros que la verdad real. Escribí el poema hace veinte años; sigo en pie. Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. Melancólico como el otoño. Hay que mirar el futuro, siempre llegará con alguna sorpresa debajo del brazo José Luis. Ese fue un tiempo seguro, para ti, ya pasado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Sí, pero el pasado es un tiempo vivo y perdurable, Carmela, porque nos dice de dónde venimos. Un gran abrazo y muchas gracias por tu presencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos el pasado, y estamos vivos. Abrazos.

      Eliminar
    2. Aferrarse al tiempo es un empeño inútil, querida amiga, porque sus materiales de uso son transitorios y vulnerables. Pero hay que seguir con las armas dispuestas:afectos y palabras. Un gran abrazo.

      Eliminar