sábado, 10 de octubre de 2015

HERME G. DONIS. HAIKUS

Herme G. Donis y José Luis Morante
Fotografía de José Javier González

SIN ALZAR LA VOZ


   Cuando leo la poesía de Herme G. Donis  pienso en unas líneas del ideario estético formulado por José Manuel Caballero Bonald, tras el Premio Cervantes: “El acto de escribir supone para mí un trabajo de aproximación crítica al conocimiento de la realidad y también una forma de resistencia frente al medio que me condiciona”. Es una afirmación que parece definir la literatura de interiores que pone sobre la mesa la fecundidad imaginativa de La vida en un instante.
   Los vínculos con la estrofa japonesa de Herme G. Donis son antiguos. La poeta cumple con riguroso horario el cultivo del haiku y hace de su aparición sosegada en el folio una tarea catártica. Desde hace años, se ha impuesto como primera obligación literaria matinal la escritura de un haiku, una terapia en la biblioteca personal, un ejercicio de legítima defensa que limpia los rincones del ánimo de las telarañas grises del estar.  
   Pero esta compilación que integra cincuenta breves está exenta de cualquier solipsimo. La autora conoce el género y cumple de continuo las convenciones métricas en los diversos registros: memoria personal, impresiones al paso, los claroscuros del tiempo, el acercamiento a la naturaleza y las preocupaciones sociales… Un nutrido álbum temático que constata madurez expresiva y hace de sus vivencias y reflexiones un diálogo a media luz, fresco y meditativo, una ceremonia del té compartida con el lector; un rumor de palabras por el solitario bosque de la intimidad, con la mirada limpia de quien no necesita alzar la voz.   


                                                                            Prólogo de La vida en un instante
                                                                                                      Herme G. Donis
                                                                                           Cuaderno de Humo seis
                                                  Dibujo de cubierta e ilustraciones de Hilario Barrero
                                                                                       Brooklyn,  NY (USA), 2015

6 comentarios:

  1. me gusta como narras lo que te va sucediendo en la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la literatura no siempre tiene una verdad real, testamentaria; es un marco verosímil que va haciéndose poco a poco, con vivencias, palabras y sueños. Gracias por tus palabras y un abrazo cordial.

      Eliminar
  2. Gracias José Luis por este nuevo descubrimiento. Muy interesante. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te pierdas la versión que ha hecho Herme G. Donis de la poesía de Antonia Pozzi, una poeta italiana desconocida en España. Es excelente. Conozco desde hace muchos años la voz de Herme G. Donis. Preparé la nota de su poesía reunida hace años para la colección Deva. Siempre me ha parecido una voz a seguir. Un gran abrazo y enhorabuena por esa curiosidad incansable que muestras de continuo. Besos.

      Eliminar
    2. Ya tengo localizados sus libros José Luis, uno en camino y el otro habrá que esperar al próximo mes. La poesía alguna vez, retarda su llegada. Besos

      Eliminar
    3. Hacer biblioteca personal es una de las señas de identidad que nos definen. Los libros hablan por nosotros con la precisa lucidez del DNI. Así que estupenda decisión, Carmela. Te pasaré cuando los leas el correo de la autora para que le remitas tus impresiones si lo deseas. Un beso fuerte.

      Eliminar