martes, 26 de abril de 2016

LA CASA VACÍA

Por los caminos de Ulloa
Fotografía de
José Manuel Vilaboa

CASA VACÍA


  En la casa ya no vive nadie. Solo está la neblina, esos moradores que ayer ocuparon las habitaciones. Bajo la luz tenue del alba, si franqueo la puerta quejumbrosa, escucho su fisiología desperdigada e invisible en pasos, susurros y gemidos. De cuando en cuando callan, como si se hubiesen mudado por unas horas a otro lugar.
  Pero siempre regresan. Esta noche olvidaron cerrar la puerta de entrada y apagar luces. Alguien me despertó. No supe qué decir; me siento un extraño ocupando una casa vacía. Ellos me reconfortan y justifican mi presencia: soy quien los sueña.

(De Cuentos diminutos)


4 comentarios:

  1. Memorable relato que para mí es de terror; de fantasmas. En la línea entre el inquietante y sublime M. R. James y el gran Cortázar. Buenísimo tu escrito, José Luis.

    Un abrazo desde Rioseco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luis Ángel, soy un tipo dubitativo cuando emprendo la escritura en prosa (también la poesía) así que tus palabras me animan a seguir buscando esos hilos de complicidad que hilvanan los lectores. Muchas gracias.

      Eliminar
  2. Amigo José Luis, qué bien lo haces y cómo me gusta siempre leer tus entradas, cosa que echo mucho de menos. Me he metido en un berengenal de letras que desconocía y me ha pillado desprevenido, el tiempo ahora es un lujo del que no dispongo. Gracias por estar ahí siempre. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu cercanía, Paco, y mucha suerte con tu primer libro de relatos que, seguro, dejará entre tus manos muchas alegrías. Saludos y feliz jornada.

      Eliminar