lunes, 18 de abril de 2016

DOS MICRORRELATOS PARA UN CANON

El Matadero (Madrid)


DOS MICRORRELATOS PARA UN CANON

                                                                 A los bachilleres del IES Villa de Valdemoro

   He perdido la cuenta de las veces que leí estos microrrelatos. Sin embargo, mi respuesta emocional ante su austeridad sigue intacta. En ellos percibo la música secreta de un espacio imaginario pleno, elaborado con extrema concisión. Ninguno de los dos contiene ideas programáticas pero ambos recogen toda la teoría crítica del género: los grandes microrrelatos nunca dicen lo que piensan, solo lo sugieren. En su cauce de palabras y argumentos son textos perdurables que ya viven en la memoria del lector futuro. Como estos dos:


CUENTO DE HORROR

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones.
                                                                                            JUAN JOSÉ ARREOLA


EL DINOSAURIO

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
                                     AUGUSTO MONTERROSO



4 comentarios:

  1. Muchas gracias por la dedicatoria y, sobre todo, el amor a la palabra. Es el poder mágico de la literatura: decir más con menos.
    Un abrazo y seguimos cerca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por la acogida y por la esperanza del regreso, Ismael. Solo perdura aquello que se hace en compañía. Y la literatura tiene ese principio como aliento inalterable. Abrazos.

      Eliminar
  2. Me han encantado estos dos cuentos diminutos que tan bien definen la esencia del microrrelato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos obras maestras, Fanny, dispuestas a vivir en la memoria del lector. Cuánto agradezco tu regreso. Un abrazo.

      Eliminar