sábado, 23 de abril de 2016

TARDE EN MADRID: UNA VENTANA Y BORGES

Exposición sobre Jorge Luis Borges
(Con Herme D. Donis y José Luis García Martín)
Casa de América, Madrid
Fotografía de José Luis García Martín
TARDE EN MADRID

   Mañana laboral en torno a la animación lectora en el instituto, y tarde para el afecto en Madrid. Llego temprano para percibir la alegría de abril en el Parque del Retiro. No tarda Herme, a quien no veo desde hace unas semanas por sus problemas físicos. El reencuentro es una alegría porque nuestro abrazo es íntimo y frágil como un haiku. Cuando leo su poesía pienso en unas líneas del ideario estético de José Manuel Caballero Bonald: “El acto de escribir supone para mí un trabajo de aproximación crítica al conocimiento de la realidad y también una forma de resistencia frente al medio que me condiciona”. Es una afirmación atinada para la literatura de interiores de La vida en un instante. una muestra editada por Hilario Barrero que he traído conmigo para que me lo dedique su autora. Los vínculos con la estrofa japonesa perduran. La poeta cumple con riguroso horario el cultivo del haiku y hace de su aparición sosegada en el folio una tarea catártica. Desde hace años, se ha impuesto como primera obligación literaria matinal la escritura de un haiku, un ejercicio de legítima defensa que limpia los rincones del ánimo de las telarañas grises del estar.
   Llega también puntual el poeta y crítico José Luis García Martín, con traje, corbata roja y amplia sonrisa, como un invitado elegante que dejara en la agenda algún compromiso social para compartir unas horas de conversación sosegada. El Retiro, con el lago repleto de barcas con adolescentes y turistas, oferta un primer café con recuerdos e impresiones cinéfilas; y la cercana Casa de América, donde se conmemora el Día del Libro con recitales y exposiciones invita a disfrutar del inagotable ejemplo de Jorge Luis Borges, una devoción sostenida e intacta.
   Cada memoria personal registra, de forma discontinua, el transcurrir con algunas impresiones al paso. Queda la noche para seguir entre libros en compañía de algunos poetas de Re-generación  y queda esta fotografía de una tarde convertida en postal para el recuerdo. Es la euforia pequeña de la amistad, esa estela de quien no necesita alzar la voz  para dar gracias por la buena compañía, por seguir juntos bajo esa claridad manchada que anticipa la lluvia. 






  

10 comentarios:

  1. A propósito de Borges, hoy en Babelia se reproduce esta estrofa de Mujica Láinez, dedicada a un joven poeta:

    Inútil es que te forjes
    la idea de progresar,
    porque aunque escribas la mar
    antes lo habrá escrito Borges.

    Claro que ¿qué es escribir, sino decir lo mismo que ya fue dicho pero intentar hacerlo de otra manera, con otro estilo o con otra música?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Borges sabía muy bien cuántos trazos dispersa el tiempo para renacer de nuevo. Es un magisterio incansable que de cuando en cuando permite disfrutar con su presencia. En casa de América hay una exposición repleta de primeras ediciones, fotos y periódicos de época. Y ayer disfrutamos con la caligrafía menuda del poeta y con su silencio siempre lleno de ideas. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Dos joseluises / Herme, Borges y yo / feliz jornada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y un haiku entrañable y descriptivo de Hilario Barrero que es la cuarta hoja de nuestra amistad. El tiempo deja entre las manos instantes en los que el afecto se convierte en la mejor definición de lo vivido. Te echamos de menos, Hilario. Habrá que repetir.

      Eliminar
    2. Hilario, vente pa España, amigo.

      Eliminar
    3. Yo creo que somos nosotros los de debemos ir a Nueva York; un paseo al atardecer por el puente de Brooklyn es poema seguro.

      Eliminar
  3. Me apunto la exposición de Borger, soy una gran admiradora suya, como tantos otros lectores.
    Feliz día del libro con algo de retraso

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cálido tu libro de haikus para niños, Luz; me gusta el colorido de sus temas y el buen empleo de las formas. Y comparto contigo el fervor por Borges, encontrarás una memoria viva del escritor que se ha convertido en un continuo almacén de ideas y citas. Feliz día del libro.

      Eliminar
  4. Querido José Luis, cómo no te voy a querer. Muchas gracias por el cariño que pones en tu entrada al recordar una tarde de amistad, paseos y presentaciones. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llevé tu cuaderno de haikus por si esperaba y me sentí muy bien entre tus breves; por cierto, también me llevé mis cuentos diminutos para dedicártelos y no me acordé de dártelos en la despedida. Los llevaré de nuevo en el próximo encuentro. besos.

      Eliminar