lunes, 23 de junio de 2014

KARMELO C. IRIBARREN. LA CIUDAD.

La ciudad
(Antología poética 1985-2014)
Karmelo Iribarren
Prólogo de José Luis Morante
Renacimiento,  Sevilla, 2014

PALABRAS A LA TERCERA EDICIÓN DE LA CIUDAD

   Para que una edición crítica sobre un escritor no se convierta en una operación de quirófano sobre las constantes vitales de la escritura se requiere una conexión emocional. No se puede escribir desde la nada. Debe darse entre el creador y el estudioso una cercanía afectiva que, en la mayoría de los casos, se enriquece más tarde con los pormenores afectivos de la amistad. Esa es la contingencia que me deparó el sondeo de  los territorios literarios de  Luis Felipe Comendador, Joan Margarit, Luis García Montero y Eloy Sánchez Rosillo. Y me ha sucedido lo mismo al escribir palabras introductorias sobre la poesía de Karmelo C. Iribarren.
   Amanece la tercera edición de La ciudad, una amplia selección que incorpora a la antología poética de 2008 composiciones de Atravesando la noche, Otra ciudad, otra vida, Las luces interiores, La piel de la vida y doce inéditos de un título en el taller; es una ampliación muy notable que además integra, gracias a la confianza del poeta, mi prólogo, firmado con la alegría del lector cómplice que busca claves y sentido para recorrer este itinerario con provecho. Aquí dejo un fragmento del mismo:    

CUANDO LA CIUDAD DUERME

   " Un hombre callejea, con andar sosegado, por el laberinto peatonal de una ciudad mientras se diluyen los contornos de edificios y transeúntes. Sobre los escaparates encendidos, crece en su espalda una sombra azul, dibuja irreverentes siluetas en movimiento. Hay en las despobladas aceras charcos de la lluvia nocturna en los que, poco a poco, la tinta blanca de la aurora encuentra sitio para una nueva representación. Amanece sobre los tejados. El hombre silencioso vuelve a casa, aunque no sabe si es demasiado tarde o muy temprano; la calle se puebla de pasos y toses que tienen la sonoridad y el ritmo improvisado de las piezas de jazz. Entre la claridad y el silencio, asciende el manso humo de lo cotidiano. Así, con esa ambientación de serie negra, en un impreciso decorado que puede reconocerse en cualquier sitio, se edifican muchas de las composiciones que prefiero de Karmelo C. Iribarren (Donostia, 1959). De igual modo, siento una incansable afinidad por su personal búsqueda, sin artimañas, de una lírica esencial que hace suyo aquel axioma de que ciencia y poesía tienen la misma obligación de precisión y claridad. Una formulación de traje parecido tiene una disertación crítica de Gabriel Ferrater en la que defendía que el contenido poemático debe tener, al menos, tanto sentido como una carta comercial..."

2 comentarios:

  1. De nuevo, gracias por una recomendación. Y encima, ya está sobre mi mesa, entre mis manos, junto a otros libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa colección de Renacimiento es una delicia, por su diseño y por la selección de autores; así que para mí es una verdadera alegría que Karmelo C. Iribarren confiara en mi prólogo. Abrazos; y nunca olvido tu continuo aliento. Suerte para Daniel, y a ver si los plazos de nuestros proyectos se agilizan.

      Eliminar