sábado, 17 de enero de 2015

LA POESÍA EN EL AULA


La generación del 50
para niños y jóvenes
Edición de  Juan Carlos Sierra
Ilustraciones de Juan Pedro Esteban Nicolás
Ediciones de la Torre, Madrid, 2013.

POETAS EN EL AULA
 
   El afianzamiento de la Generación del 50 como eje de coordenadas de la tradición poética actual ha prodigado todo tipo de aproximaciones críticas, homenajes multitudinarios, tesis doctorales y monografías. Faltaba introducir el legado de aquella promoción irrepetible, que iluminó la segunda mitad del siglo XX,  en los centros educativos de Primaria, Educación Secundaria y Bachillerato. Y este es el propósito del volumen  La Generación del 50 para niños y jóvenes, una compilación antológica realizada por el profesor Juan Carlos Sierra, con ilustraciones de Juan Pedro Esteban Nicolás.
   La nota inicial advierte que la introducción tiene un carácter  técnico y está dirigida a un público con nociones literarias básicas. En el liminar se plantean algunas cuestiones previas como el concepto de generación o grupo, los rasgos caracteriales que dan entidad colectiva a los poetas estudiados y el contexto histórico en el que se van consolidando los itinerarios personales.  
   El coordinador recurre a la aportación colectiva centrada en la Escuela de Barcelona, aquel grupo vitalista que formaron José Agustín Goytisolo, Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma, Alfonso Costafreda y Gabriel Ferrater que fue adosando otras voces, como Ängel González, José Manuel Caballero Bonald y José Ángel Valente, para dar crédito a una hornada abierta y plural. Añade algunas apuestas personales como Gloria Fuertes, acaso la poeta más conocida por el mundo infantil por sus sonoras rimas y sus intervenciones en la televisión; y junto a Gloria Fuertes otras sendas singulares como  Francisca Aguirre, cuya entidad poética ha estado muchos años en la umbría, o el gaditano Fernando Quiñones.
   Se emplea el orden alfabético en la selección de una docena de poetas que, de este modo, se abre con los poemas de Francisca Aguirre y concluye con las composiciones de José Ángel Valente. De cada autor representado se incluye un apunte biográfico y una decena de poemas. El conjunto cuida que las composiciones tengan una dicción coloquial, estén protagonizadas por un yo verosímil que aglutine intimismo y verdad histórica y muestre un venero de preocupaciones solidarias como la reivindicación de los sentimientos, la queja ante el clima de opresión de la dictadura o el latido del tiempo.
   Ya se ha dicho que la pretensión principal del antólogo es introducir los versos de autores fundamentales en el clima diario de las aulas de los primeros niveles educativos. Una iniciativa que se suma a la labor callada de un profesorado desbordado por las brumosas programaciones educativas y por la subordinación de los estudios humanísticos al tsunami tecnológico y es precisamente ese profesorado el mejor receptor de un libro didáctico, manejable y cordial que quiere hacer de la poesía un paisaje lúdico y visitable.





22 comentarios:

  1. Pues me parece muy interesante la propuesta que nos traes con este libro José Luis. Incluye poetas que me gustan mucho como Caballero Bonald, mi paisano Ángel González o mi queridísima Gloria Fuertes, de la que todos conocen su faceta de poeta para niños y, creo que, no tantos sus poemarios para adultos que a mí me gustan tanto y que no dejo siempre de recomendar...
    Creo que, por lo que nos dices, el libro es una buena forma de acercarse a la Generación de los 50 y también, conocer como en mi caso, a poetas seguro imprescindibles que hasta ahora me eran desconocidos.
    Mi pregunta, José Luis, es: ¿lo ves adecuado para un público adulto como puedo ser yo, o es un libro demasiado "básico" enfocado más a los jóvenes adolescentes?, te lo pregunto porque me interesa mucho este tipo de antología "educativa" y si éste no lo ves del todo adecuado, me gustaría que me pudieras aconsejar o recomendar otro más o menos del estilo.
    Muchas gracias y un abrazo.
    Como siempre, un placer leerte.
    -Sandra Sánchez-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro didáctico, hecho para iniciar a los alumnos en el conocimiento de un grupo literario clave en la poesía del siglo XX. Creo que tú debes buscar información sobre la generación del 50 en los trabajos de Carme Riera, o en las propias entregas de sus representantes más cualificados: hay que leer al completo a Jaime Gil de Biedma, Ángel González, José Ángel Valente... Sus libros son una hermosa definición de la mejor poesía del siglo XX.
      Es una maravilla percibir tus ganas de aprender y tu fuerza por estar al tanto de la poesía que se escribe en el ahora. Gracias de corazón.

      Eliminar
    2. Entendido José Luis. Me meto de lleno (todo lo que pueda) directamente en la obra de cada uno. Ok.
      Sí, ya ves que ganas no me faltan y no sabes lo feliz lo llena que me hace sentir por dentro...
      Gracias otra vez a ti José Luis.
      Un abrazo!

      Eliminar
    3. La tertulia Oliver y la buena gente de ANÁFORA son también veneros esenciales de recomendaciones e intercambios de libros. Aprovecha el privilegio de vivir en Oviedo para aprender de su sabiduría. Y el modo más sencillo de tener buenos libros entre las manos -disculpa la obviedad- es la biblioteca. En la de Ramón Pérez de Ayala esperan títulos esenciales. Besos y disfruta del fin de semana.

      Eliminar
    4. Sí, José luis, cuando tuve oportunidad de conocer a Cristian David, me habló de la tertulia. Me encantaría poder asistir, tengo que poner en contacto con ellos a ver si es posible que pueda ir para aprender.
      Y respecto a la biblioteca..ayyyy José Luis, soy lectora muy activa de esa biblioteca (le decimos la del Fontán, por estár ubicada ahí), si no fuera por ella...
      Gracias!! mis deseos de buen finde para ti también.
      Besos.

      Eliminar
    5. Lo mismo digo. siempre es un placer este diálogo digital.

      Eliminar
  2. Querido José Luis, te he dejado un comentario algo extenso pero a esto no le ha dado la gana de publicarlo y yo no he tenido la precaución de c + cmd antes de... Lo siento, mis disculpas.
    Gracias por traer la iniciativa, creo que completamente equivocada en la definitoria de su título. Solo mi opinión, evidentemente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sofía, ya sabes que "Puentes de papel" es un espacio de reflexión, así que tus palabras son agua para que beban nuevas ideas. No sé si la equivocación alude al título del libro o al título de esta entrada. Del título del libro es responsable el coordinador del proyecto, Juan Carlos Sierra; el título de la entrada es mi responsabilidad y el aserto recupera una iniciativa de la Junta de Andalucía que en los años que yo ejercí como maestro en Arcos de la Frontera (Cádiz) ya existía. Era un programa que pretendía que los alumnos conocieses en directo a los poetas. Y me pareció una iniciativa extraordinaria. Un fuerte abrazo, poeta.

      Eliminar
  3. Me refería concretamente a ese "para niños y jóvenes", querido José Luis. Solo a eso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro tiene un carácter didáctico, Sofía; ya sabes que los programas escolares cada vez son más rácanos con las Humanidades y se han cargado los estudiso filosóficos, como si la panacea fuese lo digital, la tecnología y las ciencias... El libro es un intento de dar voz a la poesía en el trabajo diario del aula... Es una gran idea. Un fuerte abrazo, Sofía. A ver cuándo nos vemos en Sevilla.

      Eliminar
    2. Recuérdame, por favor, esa fecha en la que vienes, y disculpa mi mala memoria, José Luis, por favor. De verdad que es algo que no controlo con la suficiente garantía en estos tiempos,quién sabe si ya para toda la vida. Nada me alegraría más que poder compartir contigo un rato de sosiego, encuentro literario y personal.
      En cuanto a lo de "didáctico", claro que su intención resulta obvia. Pero solo intento ponerme en el lugar de esos "jóvenes" (niños es otra cuestión) al leer el título: no soy pedagoga, pero interpreto como una de las máximas de esa ciencia no tomar por tonto a quien se pretenda enseñar. Por otro lado, delimitando de esta forma, ¿qué lugar se le deja a los enseñantes, profesores, de tan estimada materia? Bien sé que el socavamiento de la enseñanza de las humanidades en los programas educacionales españoles ha alcanzado cotas diabólicas (no seme ocurre otro adjetivo), pero , honestamente, pienso que torpezas tan aparentemente simples como estas, ese título, solo hacen darle la razón (a ese diabólico socavamiento). Mayor confianza en la capacidad de nuestro alumnado (perdón por la presunción) y mayor confianza en nuestro profesorado. Lo digo desde alguien que renunció a seguir "enseñando", o sea, quizás mi crítica no ha lugar, pero me he permitido hacerla porque me acompaña la confianza en la generosidad de este espacio, el tuyo.

      Un abrazo, querido José Luis.

      Eliminar
    3. Gracias por el razonamiento, Sofía, y por la confianza para hacerme partícipe de tu manera de pensar. Como sabes, soy profesor desde hace más de tres décadas, y no veo en el título ninguna desconsideración a los alumnos; es más, el epígrafe aclara que es un libro de iniciación, con poemas adecuados a su grado de formación. Así que esta vez disentimos completamente.
      Sobre el viaje a Sevilla, no hay fecha todavía, pero cuando vaya te avisaré encantado y claro que será muy grato compartir y disentir delante de un café. la vida es eso, un asunto de luces y sombras, de afinidades y disidencias...

      Eliminar
    4. Siempre las sombras son los vehículos para las claras afinidades, querido José Luis. Espero tu aviso con ilusión y alegría.
      Un abrazo.

      Eliminar
    5. Lo mismo digo, poeta. Hoy espero la nieve. A ver si llega.

      Eliminar
  4. Una estupenda iniciativa, la poesía es necesaria en las aulas. Feliz fin de semana. Un fuerte abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo y solo falta que mañana al despertar esté la nieve en las calles. Será una forma más de escribir el poema con los ojos. Un abrazo, de nuevo, y feliz sábado.

      Eliminar
  5. José Luis, no sabes cuánto me alegro de esta reseña de un libro que se merece un aplauso y otro para el editor José María de la Torre que, desde hace años está comprometido con la educación y en hacer llegar a niños y jóvenes la poesía, aun en estos tiempos en que las Humanidades son la cenicienta en los planes educativos.
    Conozco personalmente a De la Torre y me gustaría que tú le conocieras también. Desde aquí, le doy mi enhorabuena y a ti, José Luis, te agradezco que difundas este precioso libro .

    Un abrazo.
    Fany

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola poeta, conozco la colección de Ediciones de la Torre; mis hijas tienen en sus estantes aquellos inolvidables "Miguel Hernández para niños", "Rafael Alberti para niños".... con aquellas llamativas portadas. Y ha sido un placer reseñar esta salida porque en mi poesía y en mi vida literaria la Generación del 50 ha sido luz y guía, respuesta y magisterio. Un fuerte abrazo y gracias por tu presencia.

      Eliminar
  6. Toda la colección Alba y Mayo es muy bonita no solo por la selección de poemas sino por los dibujos.
    Oye que omití su primer apellido; su nombre es José Mª Gutiérrez de la Torre. ¡Ay si se entera de que después de tantos años me equivoco!

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente labor editorial de José María Gutiérrez de la Torre, que ha llenado las estanterías del colegio de felicidad lectora. No te preocupes, Fanny, un apellido de más o de menos no quita méritos a una identidad literaria con un largo prestigio. Abrazos y gracias por tu apunte.

      Eliminar
  7. Extraordinaria iniciativa! Acercar la poesía a los niños y a los jóvenes debería de ser casi una imposición. Seguramente crearia una sociedad más justa y sensible para con los demás. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Pues vamos a intentarlo, apagando un poco el ruido de lo diario y escuchando el rumor de la poesía. Un abrazo fuerte y seguimos.

    ResponderEliminar