jueves, 8 de enero de 2015

FRANCISCO JOSÉ MARTÍNEZ MORÁN. LUZ Y TAPIAS

Tras la puerta tapiada
Francisco José Martínez Morán
Ediciones Hiperión, Madrid
LUZ Y TAPIAS

   Francisco José Martínez Morán (Madrid, 1981) es Doctor en Literatura Comparada y Licenciado en Filología. Ejerce como investigador en el Centro de Estudios Cervantinos y participa como docente en talleres literarios de la Universidad de Alcalá de Henares. Coordina la publicación semestral Quebrados y es colaborador de varias revistas literarias. Su amanecer poético se fecha en 2005, cuando su poemario Variadas posiciones del amante  consigue el Premio Félix Grande. Continúa itinerario en la colección Polibea con el libro Obligación. El pórtico de Juan Antonio González Iglesias  define esta entrega arraigada en la tradición como “un libro barroco en sus formas y romántico en su hondura”. Si cada poeta emprende un viaje circular en torno a unas cuantas obsesiones, en el primer tramo de Francisco José Martínez Morán resalta como núcleo argumental el tema amoroso, pero el enfoque de Obligación se postula más próximo al vacío, la disgregación y la carencia que a la plenitud. El falso techo de lo vivencial cobija el desamparo; despliega un proyecto que lleva consigo el tránsito hacia la ceniza. Todo se corrompe. El yo poemático es consciente de esta contingencia y asume los indicios del vacío: “Observo la quietud. / Su piel está surcada por la herrumbre / de un hastío tan lento como el aire. “. También en la derrota, preserva su afán de búsqueda, percibe unos hilos de luz en medio de la noche y deja en el camino las huellas del pasar, aunque el amor se muestre solo en sombra y sea una extraña arquitectura de tapias ruinosas, una ciudad vieja de fachadas enfermas de abandono.
   En 2009 suma a su constancia el XXIV Premio de poesía Hiperión con La puerta tapiada. El enfoque meditativo describe la sensación de orfandad del sujeto verbal: “Y no posees más que la certeza / de estar ciego en mitad de un mapa mudo”. Lo existencial conlleva un estar intrascendente, fragilidad y decepción; esa sensación umbría hace de la muerte una presencia activa, un motivo recurrente y didáctico ante el que no cabe sino la quietud de la resignación y la lección cultural. Se multiplican los referentes literarios como sabios vestigios del acontecer.
   El segundo apartado de Tras la puerta tapiada está formado por poemas muy breves en los que predomina el trazo narrativo. Cada poema sugiere una secuencia, una lectura fragmentaria de los azarosos elementos integrados en el mapa de lo real. Otra vez resalta la conjunción entre memoria y biblioteca: “En más de una ocasión preferiría / Caronte ser su propio pasajero”. El amor y la temporalidad son sendas que reaparecen en el tercer apartado, “Las niñas descarriadas” en el que se recurre a la ironía como elemento distanciador y lúdico para celebrar el erotismo y sus huellas marcadas en lo sentimental. Y hallamos en los poemas finales cierta condensación aforística; en los cierres verbales predomina la indagación reflexiva, una meditada explicación existencial de nuestra condición de sombras solitarias, en el fondo de la caverna, y la precaria caducidad de cada latido.
   En la personalidad lírica de Francisco José Martínez Morán se reconocen siempre como rasgos propios la tendencia al poema breve, la impecable construcción formal y ese ejercicio continuo de vislumbrar enlaces entre literatura y cauce vital. Con esas pautas líricas se construye Tras la puerta tapiada, un libro excelente, claro y profundo, que aguantará erguido la oquedad del tiempo.
  
 

9 comentarios:

  1. Magnífico el decir de Martínez Morán, su trato con el lenguaje. La serenidad de sus observaciones, su limpieza descriptiva. La sugerencia, siempre, del desmoronamiento y el asidero de la luz del amor. Su libro Obligación es de necesaria lectura. Muy a tener en cuenta.
    Gracias por recordarlo, José Luis.

    ResponderEliminar
  2. Querido Paco, esta vez no añadiré ninguna coma a tu reflexión. Coincido al cien por cien en el valor poético de Francisco José Martínez Morán. Por eso me ha parecido pertinente recomendar sus libros como si fuesen novedades literarias. Lo son. Cada lectura es una luz y una tapia, una reflexión al paso sobre los temas de siempre. Abrazos y seguimos cerca en la amistad y en la poesía.

    ResponderEliminar
  3. Me apunto al autor, pues veo que a parte de este último poemario suyo los anteriores también son recomendables. Me ha parecido que por tu reseña, es una autor que tiende quizás un poco al pesimismo, no sé, lo he percibido así. Me gusta la belleza que encuentro en los versos que resaltan el vacío y no la plenitud, me suelen llegar más...creo que en este autor también los encontraré.
    Gracias por tu magnífica reseña José Luis.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por acercarte de nuevo al blog. La poesía está llena de bifurcaciones e igual de gozoso es adentrase en la ruta del pesimismo que en el sendero de la elegía y la celebración. Lo importante es la verdad del poema, su capacidad para encender sensaciones: alegría, plenitud, belleza, nostalgia, dolor... Un fuerte abrazo y un placer esta senda común.

      Eliminar
  4. Es cierto, lo importante es que la poesía nos haga SENTIR.
    Un placer para mí también Jose Luis.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy visité tu blog y me hice seguidor; es una buena manera de estar al día de tus incursiones en la novela. Y seguro que tendremos tiempo de compartir muchos café digitales para hablar de vida y literatura, esas dos caras del mismo tiempo existencial.

      Eliminar
    2. He leído tu comentario sobre mi reseña de la novela de Banville.
      Ése es mi blog sobre reseñas de los libros que leo, el blog donde cuelgo los micros y poemas que escribo es el de Letricidios Premeditados www.pulgacroft.blogspot.con
      Muchas gracias Jose Luis, me encanta compartir opiniones sobre lecturas.

      Eliminar
  5. Querido José Luis:
    Gracias por tu cariñosa lectura de mis poemas. Cuánto me alegra que te hayan gustado: es un honor.
    Y gracias, Paco y Pulgacroft, por vuestros comentarios.
    Un gran abrazo a todos y hasta pronto,
    Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido poeta, es siempre un gozo percibir cómo se renueva el ahora poético y cómo se van ocupando las primeras filas con libros llenos de talento, como los tuyos. Un abrazo y mi alegría por estar cerca.

      Eliminar