martes, 28 de febrero de 2017

EL GUARDIÁN DE LAS SOMBRAS

Casa antigua (Cuba)
WordPress.com

LA CASA VACÍA


   En esta casa ya no vive nadie. Solo los ausentes que ocuparon el tiempo quieto de las habitaciones. Escucho su fisiología desperdigada en pasos, susurros, toses o gemidos. De cuando en cuando callan, como si se hubiesen mudado por unas horas a otro lugar. Pero siempre regresan. Esta noche olvidaron cerrar la puerta de la entrada y apagar las luces. Algo me despertó. No supe qué decir; soy un extraño guardián de sombras. Ellos me reconfortan y justifican mi presencia: “alguien debe soñarnos”

(De Cuentos diminutos)

12 comentarios:

  1. Maravillosa brevedad José Luis...
    Un abrazo largo.
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo, Sandra, qué grata siempre tu compañía en el largo camino de la escritura. Sabes que me gusta mucho el deambular por el microrrelato, ese género ambiguo que acumula prosa y poesía. Que tengas una buena jornada.

      Eliminar
    2. Cierto, algunos microrrelatos pueden ser una delicia de prosa poética José Luis, ya lo creo!
      Yo también te deseo un martes estupendo (aquí lluvioso, sólo por fuera ;) )

      Eliminar
    3. Los géneros literarios en el presente parecen vestir un traje de licra, Sandra, elástico, con tejidos que se moldean a gusto del autor. Me alegra que este cuentecillo te guste. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Tú los escuchas y sueñas, yo los escucho y me puedo comunicar con ellos :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces, querida Myriam, la casa nunca está en silencio; es un extraño diálogo entre luces y sombras, una tertulia sin palabras. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Precioso micro y blog que acabo de descubrir , un saludo ¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por esa mirada y la esperanza de que estos puentes de papel nos dejen sitio para un largo camino de amistad y literatura. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Gracias, Gabriela, eres siempre una palmada de afecto, una caricia. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Nunca está vacía una casa cuando hay quien sueña las ausencias que nunca marcharán del todo. Precioso microrelato! Un abrazo, José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María, la memoria concede identidad a quienes ya no están aquí. Así que ese papel hermoso de preservar la sombra es una oferta de empleo que nunca rechazo. Muy feliz por tus comentarios.Un fuerte abrazo.

      Eliminar