viernes, 11 de octubre de 2019

CARENCIAS FÍSICAS

Caballo de Troya
Fotografía
de
Internet



CARENCIAS FÍSICAS

Haber nacido me arruinó la salud

CLARICE LISPECTOR

  Mi ausencia de sentido del humor se incrementa cuando aparecen algunas carencias físicas como la otitis; la pérdida auditiva transforma voces y ecos en veces y ocas, una alternativa verbal que no oculta la magia del relato.

   Hay sueños que estremecen por su voluntad de personalizarse en cuerpos concretos. Nacen desde la urgencia y recorren distancias entre la realidad y el deseo con el paso eficaz de quien no teme nieves ni humedades.

   Cuando discuto conmigo, me cuesta refutar mis argumentaciones.

   Esa precisión matemática de internet que contabiliza con exactitud el número de amigos, que me pregunta qué estoy pensando y que avisa, con paquetería de urgencia, quién cumple años, me deja entre las manos la certeza de que caminamos hacia un mundo feliz, hacia esa sociedad tecnológica hecha de exactitud donde vivir es lo de menos, pura contingencia.

   Comienzo hoy una etapa de colaboración literaria con una revista mexicana de hermoso diseño. Debo trazar un camino poético de voces relevantes. Es uno de esos encargos que sumergen en la claridad de la alegría. El ahora contiene muchos y buenos poetas, amigos y maestros.

   La salud ignora su naturaleza de paréntesis; es una funambulista sobre un cable sin red.

(Apuntes para el diario)



9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, Gabriela Rosas, como sucede en el ahora poético de Venezuela, el espacio creador español está muy poblado, y me encanta tener la posibilidad de acercar nombres a otros litorales lectores. Feliz día.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias por tu cercanía; a veces los días nos dejan a solas como sucede en esas pistas de soledades que abren los espacios sociales. Que tengas un buen fin de semana, poeta.

      Eliminar
    2. Así es. Gracias a ti. Fuerte abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
    3. Gracias Gabriela Rosas, siempre por tu afecto; me alegra que ya esté en tu poder la revista 142 con esa panorámica de la lírica venezolana actual Abrazos.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Como se solía decir: espero que al recibo de ésta ya esté curada esa otitis, José Luis.
    Muchas ganas de que este diario tuyo tome forma de libro. Te leeré con verdadero interés. Mientras tanto, te sigo por aquí ya sabes...
    "esa sociedad tecnológica hecha de exactitud donde vivir es lo de menos" qué cierto, cada vez nos parecemos más a robots conectados todo el día a no se sabe qué, y sin embargo a veces qué alegrías tan grandes nos proporciona. Se nos va de las manos, sí pero creo que consiste más, todo esto, en conseguir ese punto exacto en el que la tecnología nos da y no nos quita, ¿lo conseguiremos?
    Una alegría leerte, como siempre, amigo José Luis.
    Por cierto, mis propias argumentaciones también me resultan totalmente irrefutable :)
    Abrazo fuerte y feliz finde!
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra, mis estragos de la edad van creciendo con los años y no creo que mejoren demasiado, así que me voy acostumbrando a que sean compañeros de viaje y que compartan conmigo decepciones y sueños, esperanzas y propósitos... Ahí andamos, siempre encantado por tu amistad.

      Eliminar