martes, 15 de octubre de 2019

NEVADA

Alud en la ruta del Cares
Imagen de
Diario de León


NEVADA


  En la atroz ventisca, casi desfallecido, busco resguardo tras una roca. Frente a mí un espacio inclinado de blancura intensa, sin rasgos, sin marcas, sin huellas. Cierro los ojos largo tiempo, casi adormecido por el alud. Tarde, junto a mí aprieta su piel, densa, tangible, fría, un animal. Sigo con los ojos cerrados. No importa si es oso, perro, lobo o ciervo. Allí permanecemos uno al lado del otro mientras cae la noche y pasa la tormenta.
  La compañía es refugio, camino hacia el vacío, el acto salvador que nos anuda.


(De Cuentos diminutos)


4 comentarios:

  1. Muy hermoso y conmovedor.
    Gracias por tus puentes.
    Feliz jornada, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tu lectura, Gabriela Rosas; hoy ha sido un día duro por aquí, el blog es la expresión de la noche en blanco. Me alegra que el cuentecillo te hable un poco.

      Eliminar
  2. Conversa conmigo y me atrapa en ese acto salvador que nos anuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches aquí, querida amiga, he llegado ahora de Madrid, así que solo darte las gracias con ese cansancio del día fuera con muchas horas de curso.

      Eliminar