domingo, 13 de octubre de 2019

JEAN PORTANTE. LA REINVENCIÓN DE LA SOMBRA

La reinvención de la sombra
Jean Portante
La Garúa Poesía
Santa Coloma de Gramenet, Barcelona, 2019



EL TEMBLOR DE LA PÉRDIDA


   El periplo creador de Jean Portante (Luxemburgo, 1950) da voz a un amplio despliegue que integra poesía, novela, traducción y colaboraciones habituales en medios de comunicación. Sospecho que ese activo abanico literario se cimenta en una pulsión afín, que actúa como catalizadora: la escritura es el cuaderno blanco de un nómada; una forma de mirar la realidad y de dejar memoria de sujetos, paisajes y sucesos. Eso justifica de entrada la dedicatoria de La reinvención de la sombra al pueblo de san Demetrio, el municipio italiano donde vivieron sus padres, destruido por un terremoto en los primeros días de abril de 2009.
 La escritura del volumen se ordena en seis tramos heterogéneos, tanto en su línea argumental como en su formato expresivo. El primero, “Lo que adviene o no adviene” aborda el papel de testigo desde el trazo objetivo. Incide en el estar como pautada contemplación que ayuda a saber quiénes son los demás y quién es ese intruso que habita en nuestros espejos. Hay que percibir para abrazar indicios y abrir grietas por donde se deslicen las palabras. Para dejar testimonio de la destrucción y el vacío. Esa visión entornal describe la sombra y la desposesión como indicios callados del misterio. En un instante llegó la incertidumbre como larga noche que tendió sobre las cosas su oscuridad más densa. La conmoción del temblor traza una línea firme entre la vida y la finitud. Se hace espanto en el que desaparece la semilla del tiempo. Nada permanece en su sitio, solo el propósito de un destino cumplido que condena a la nada o al exilio.
   La destrucción enciende la necesidad de partir, hay que dejar la casa para buscar el sur, un refugio ajeno cuyos contornos nunca se definen. Desde ese enfoque nacen las composiciones de “El fabricante de sur”. Más intimista, la palabra focaliza los pasos de una presencia en el túnel, empeñado en un quehacer obsesivo y tenaz. Los versos reiteran, como mantras, la oración del inicio: “Cae una hoja y se diría…” El estar es búsqueda, indagación en lo temporal, esfuerzo para bucear entre las sombras. La respiración desvela por qué el aire es una lluvia de cenizas y muerte; de manchas que borran el azul del cielo. La hoja se convierte en permanente símbolo de la caída, en invierno, en tacto frío que no sabe encontrar el porqué.  Como si la vida se retractara de lo luminoso, las voces se cobijan en un espacio interior. Lo que permanece fuera ya es pasado, un antes del temblor que solo respira en la memoria. Solo así se concibe el jardín, solo así retornan los brotes nuevos y el olor y las formas. El presente niega la inocencia, tose con el rencor de quien solo tiene entre las manos el rastro de algún sueño. Los días contienen esos instantes en los que el sujeto descubre los restos de otra existencia, como quien abre un cajón y se recrea contemplando viejas fotografías. Son el patrimonio afectivo de otra época, cada vez más insólita y lejana, como un rumor oscuro que se va apagando en el callado círculo del día.
   No hay en “Los errores de la luz” un cambio temático, pero sí un cuidado mayor en la distribución estrófica. Todos los poemas integrados en este conjunto presentan la misma disposición versal. Perdura el sur como espacio mítico y celebratorio frente a la parquedad visual del lugar de la pérdida. Son los espacios tallados por la luz contrapuestos a los linderos ocres de la sombra y a sus calles repletas de extrañeza.
   El cauce de La reinvención de la sombra integra en su tramo final el despojado estilo de la crónica. Las composiciones se convierten en fragmentos de un diario que ubica los pasos nefastos de la catástrofe. Retornan los lugares del terremoto y sus efectos, y esa impotencia de quien sabe que el lugar de la infancia, tan repleto de destellos vivenciales, quedará para siempre sepultado bajo los escombros: “El terremoto ha quebrado mis raíces. / ¿Cómo vivir con tantas raíces en ruinas?”
   Conviven en las secciones del libro las traducciones de Jorge Miralles, Víctor Rodríguez Núñez, Carlos Clementson, José Reyes de la Rosa, Antonio R. López, Suzana Cella, José Reyes y José María Olguera. Todos ellos convierten las versiones al castellano no en meros ejercicios de literalidad expresiva sino en secuencias básicas de una historia que enlaza belleza y destrucción. Como en un ejercicio de desposesión que fragmenta y anula hasta definir la nada, el devenir se convierte en un catálogo de imágenes que lastra los sentidos de impotencia.
   Más que la reconstrucción de un evento trágico desde la mirada de un poeta, La reinvención de la sombra da voz a la pérdida de un espacio interior. Los poemas confrontar el largo instante de la epifanía y el asombro con la nube negra de la finitud. Las palabras rehúyen la divagación para sentirse asideros de lo que permanece. Para vibrar de nuevo con la quietud de una semilla que aguarda en la mañana, significante, activa, fuerte, otra amanecida.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario