jueves, 14 de junio de 2018

DESDE EL LABERINTO

Días en Camboya
Fotografía de
Adela Sánchez Santana

APARICIONES


   Como si necesitase propagar las nociones del miedo, su desastrada imagen regresa de improviso al laberinto. Recuerda un destello diluido, que va perdiendo intensidad. Hay en su gesto un estar apocado. No entiende que permanezca en el interior, sin traspasar los descubiertos vanos hacia la luz. 
   Multiplica el aforo de las conjeturas. Sospecha que estoy en ese tiempo en el que los fantasmas no son pesadillas sino compañía.

(De Cuentos diminutos)




9 comentarios:

  1. El texto se inspira, como es evidente, en un conocido cuento de Juan José Arreola. Quede aquí mi homenaje al escritor y mi gratitud por las horas de felicidad lectora.

    ResponderEliminar
  2. Así es amigo, la noria de nuestras lecturas llenando de agua poética los cangilones de la vida. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu cercanía, Luis, los microrrelatos que prefiero están llenos de poesía, así que parecen bifurcaciones pactadas de un único camino. En él sigo, al paso. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Tú estás lleno. Gran homenaje. Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu cercanía, Gabriela; contigo cerca nunca hieren las desilusiones cotidianas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. El último párrafo es definitorio de una etapa de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay que cuidar que los cierres del texto, querida amiga, dejen en el lector su aporte lapidario, esa fuerza tenaz de echarse el contenido del texto a las espaldas. un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Cierto eso de que llega un tiempo en que los fantasmas no son pesadillas sino compañía. Un buen aforismo, sin duda.
    Feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sandra, siempre es una alegría este diálogo de afecto y sensaciones que nos dejan estos puentes de papel. Que disfrutes del día.

      Eliminar