miércoles, 11 de marzo de 2020

LA BIBLIOTECA Y LOS ELEFANTES

la biblioteca y los efefantes
(Tailandia, 2017
Imagen
de
Adela Sánchez Santana

LIBROS EN CASA

Con mi gratitud a los profesores
y siempre a Ana, Javier y Matías,
 mis profes favoritos


   Han cerrado los centros educativos por riesgo de pandemia y es difícil imaginar un tiempo en el exilio doméstico, sin esa convivencia. Su labor es básica. Soy de los que creen en la tarea mágica de una escuela imaginativa y transformadora que asocia inteligencia y actividad intelectual. Sé que el proceso educativo necesita la continua presencia del libro. Si la enseñanza de la lengua hace posible el entrenamiento verbal, el libro de lectura nos ayuda a entender el lenguaje y a expresarlo con precisión y claridad, a relacionarlo con la realidad.
  El entorno ha cambiado y uno puede acercarse a la Lengua con nuevos formatos, con claro predomino de lo visual, pero la motivación, la voluntad y el papel del lenguaje permanecen inalterables. Sólo cambian las estrategias. Y no conozco mejor estrategia para galvanizar una lengua activa que la biblioteca en casa. Para explicar sus múltiples funciones traigo a la memoria aquella fábula del elefante indio, un cuento popular que reflexiona sobre la naturaleza de las cosas y nuestras impresiones: “En un cercano bosque vivía una manada de elefantes. Alguno se acercaba a media tarde hasta las cercanías del poblado y eran muchas las recomendaciones maternas. En ese poblado vivían cuatro niños ciegos que empezaban a ir a la escuela. Un día preguntaron al maestro:”¿Qué es un elefante?” El maestro se aproximó con cuidado hacia un elefante que pacía plácidamente y fue dejando que cada uno de los niños ciegos palpase su cuerpo. Uno tocó su costado, otro su cola, otro la trompa, otro su colmillo y el último su oreja…después se reunieron junto al maestro y relataron su experiencia. El que tocó el costado dijo que el elefante era un muro, el que palpó la cola una larga liana, el de la trompa habló de una serpiente enroscada y el del colmillo definió el elefante como una peligrosa lanza. Por último, el ciego que tocó la oreja creyó adivinar que el elefante era una palmera que aliviaba de las horas solares… “ Cada cual había experimentado una parte del elefante, una sensación única y distinta. Pues eso, han cerrado las escuelas pero están con nosotros los libros de lectura. Tomo asiento: la biblioteca de mi casa es una manada de elefantes.   

(Apuntes para el diario)




10 comentarios:

  1. Estupendo amigo, me pongo a ello. Nada como elefantearse entre las páginas de esos que nos miran tocando a rebato. Ya estoy oyendo sus pisadas. Abrazos amigo 🤗!!

    ResponderEliminar
  2. Un enorme abrazo, Luis Ramos, y me alegra muchísimo que hagas ese safari por las páginas del libro; sé que tú eres de los que descubren vocales y elefantes y además pones música en la selva. Mil gracias por tu amistad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la cercanía. Abrazos amigo

      Eliminar
    2. Siempre poeta, a estas alturas no es fácil olvidar las vivencias comunes, el apoyo constante y la esperanza de seguir buscando esos espacios de emoción y poesía.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias y la alegría de seguir caminando juntos en estos puentes de papel que solo quieren ser un espacio de amistad y diálogo, un rumor callado de elefantes al paso.

      Eliminar
  4. Pues así es la imaginación y los libros deben ir de la mano siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es querida Chelo, y permíteme darte un enorme abrazo por tu labor docente y por crear en los jóvenes la necesidad del libro y la lectura. Hay que reivindicar el trabajo docente y su plena dignidad en un tiempo extraño de valores aleatorios. Feliz fin de semana.

      Eliminar
  5. Curiosa historia. Me temo que los jóvenes leen poco. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comparto esa teoría, querida amiga, creo que la lectura es una actividad que no puede medirse de forma general. Los adultos leen poco... Pero, ¿qué adultos?; lo mismo sucede con los jóvenes... En cualquier caso, es hermoso pensar que los libros están ahí al alcance y que pueden ser una valiosa alternativa en este tiempo extraño sin colegios abiertos. Gracias por tu comentario.

      Eliminar