martes, 3 de marzo de 2020

ITINERARIO FRANCÉS

Compartiendo la lluvia
(Toulouse, marzo, 2020)
Fotografía
de
Adela Sánchez Santana

ITINERARIO FRANCÉS


. Los itinerarios nos convierten en sujetos porosos. Sentidos y pensamiento se abren para que nos empape el lenguaje evidente de las cosas y tomemos conciencia de su estar. Así sucede en los entrelazados urbanos de Toulouse, Carcassonne o Albi que ya son distancias suspendidas en la casa interior.


. Cerca, también en el sur de Francia, en Colliure, el presidente flequillero y sus huestes inician la reconquista de los países catalanes dejando sobre la tumba de Antonio Machado una estelada. Quiero imaginar lo que hubiese comentado del gesto Juan de Mairena sobre los efectos corrosivos del nacionalismo fundamentalista. Pero tampoco Emile Cioran se callaría:  En este mundo, nada está en su sitio, empezando por el propio mundo.


. Cuántas derivaciones de ahora confirman que la madurez es ir cerrando puertas a la argumentación, como si el entorno donde se desarrolló nuestra forma de pensar y nuestra conciencia ética fueran solo una gama de grises diluida en el tiempo. Ellos imponen y yo no estoy. Ando exiliado en la modesta costumbre de aceptar las derrotas.


. Algunos hábitos malsanos. Creer que la inteligencia de los demás es un solar vacío, cuyos destellos duermen en alguna escombrera como trastos inútiles. Preservar el bienestar del ego otorgando cualidades que no existen. Dar siempre la razón a la estridencia. Usar el plural para imponer las decisiones propias. Hábitos que contaminan lo público y lo doméstico como ese virus de las mascarillas que dice tanto de la intemperie.

(Cuaderno de viaje)




No hay comentarios:

Publicar un comentario