viernes, 11 de diciembre de 2020

CONSTRUCCIÓN DEL YO

Castro de las Cogotas
Fotografía
de
Rubén Sánchez Santana

 

CONSTRUCCIÓN DEL YO

 

Cuánto ridículo abarca la vista aérea del yo.

 

Habla de sí mismo con solvencia insólita, como si conociese la estructura nómada de las corrientes marinas, la temperatura interior de un volcán activo o la disolución exacta de la niebla.

 

Con la edad, el yo es un edificio de renta antigua; hay grietas visibles y parte de su estructura se ha venido abajo.

 

Publicidad monolítica; nunca cesa de anunciarse a sí mismo.

 

Inesperada aparición del otro. Suponía que era el único habitante de la galaxia, una identidad anfibia de Adán y Eva.

 

Silencio: estacionamiento subterráneo del yo.

(Aforismos con frío) 

4 comentarios:

  1. Poeta José Luis, hablas del yo ridículo desde su vista aérea. No sé si hablas del yo físico o del poético. Pero en ambos voy sintiendo que no soportaría esa vista. Voy perdiendo cabello, voy perdiendo la tensión del lenguaje. (Cuánto puede evocar un buen aforismo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Paco, con frecuencia la vanidad personal se sube al púlpito del yo y mira desde la azotea; así que es necesario un sistema métrico de la razón que mida la altura real. Y tú sabes perfectamente caminar con las palabras justas y el ánimo fuerte de quien comparte a diario amistad y poesía. Gracias por ello, querido poeta.

      Eliminar
  2. Maravilloso, exquisito, auténtico. Algunas veces "él", suma en el aire escaleras, sabe que es frágil su intento de habitar lejos. Sabe que al final caerá sin remedio en el remolino vital, pero insiste. Por si acaso, saca una mano, aún evidenciando que ha perdido, sin muestra de arrepentimiento. Y allí estará el "yo" que quiso ser "el", a medio plumaje. Náufrago en su torre.
    Me encantó este metraje, esa rimera en el asfalto.
    Gracias.
    Saludos, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Clarisa, el aforismo siempre deja en su lectura un sabor agridulce, acaso por su espíritu anfibio entre filosofía y poesía. Una de las certezas que deja su escritura es la fragilidad del yo como refugio, esa necesidad urgente de buscar al otro; así que encantado con tu propuesta dialogal y tu generosidad lectora. Gran abrazo.

      Eliminar